Dios los cría y ellos se juntan

Lyon (France), 05/02/2017.- Leader of France's far-right Front National political party and candidate for the 2017 French presidential elections Marine Le Pen (C) delivers a speech during the Front National political rally and start of her presidential campaign in Lyon, France, 05 February 2017. France holds the first round of the 2017 presidential elections on 23 April 2017. (Elecciones, Francia) EFE/EPA/ARNOLD JEROCKI

Las medidas económicas de los dos partidos parecen calcadas. Pero Marina va más lejos que Pablo en algunos temas societales: Jubilación a los 60, jornada de 35 horas y romper el euro.

  • El FN presenta sus propuestas para las presidenciales francesas. En economía, sus medidas son muy similares a las que Podemos lleva en su programa.

Con información de Libertad digital

Marine Le Pen ya tiene programa electoral. Lo presentó hace unos días. Se titula Les 144 engagements présidentiels (Los 144 compromisos presidenciales). Y con ellos, la líder del Front National quiere asaltar el Palacio del Eliseo.

Mucho se ha hablado de los puntos en común que tiene Le Pen con los nuevos movimientos que han surgido en los últimos años en toda Europa. A todos ellos se les denomina “populistas”, pero el término está tan manoseado que ya no está muy claro qué significa. En España, Podemos ha intentado recoger ese voto de desencanto, anti-élite, de los que se sienten perdedores de la crisis. Pero, ¿qué tienen en común Podemos y el FN? Algunas cuestiones saltan a la vista: un líder carismático, alrededor del que se articula toda la organización. Un discurso anti-sistema, que enfrenta a pueblo-gente frente a casta-políticos profesionales.

También hay importantes diferencias. Por ejemplo, es complicado divisar una bandera española en un mitin de Podemos, mientras que la tricolor está omnipresente en cualquier acto del FN. También en su discurso frente a los inmigrantes hay poco en común. Y en cuestiones de seguridad o en sus propuestas para hacer frente al terrorismo yihadista tampoco se pondrían de acuerdo fácilmente.

Esto es más o menos lógico. Al fin y al cabo, hablamos de dos partidos que se situarían a sí mismos cada uno en un extremo del tablero político. Por eso, lo extraño es que coincidan tanto en otros temas. O que hayan votado tantas veces en común en el Parlamento Europeo, por ejemplo en febrero del pasado año, cuando apoyaron la creación de un mecanismo que permitiera “una ruptura ordenada de la zona euro“.

En realidad, en cuestiones económicas, Podemos y el FN tienen mucho más en común de lo que podría pensarse. Muchas de sus propuestas son casi calcadas. Sí, hay matices en el lenguaje. Por ejemplo, Le Pen mete casi en cada apartado alguna referencia a productos o empresas nacionales. Pero en lo fundamental, los programas económicos de uno y otro están muy cerca. Incluso en el lenguaje: contra las “multinacionales”, con decenas de referencia al fraude fiscal como receta mágica para pagar cualquier incremento del gasto público y críticas a la privatización de servicios o bienes públicos. En algunos temas, como el mercado laboral, las nacionalizaciones de industrias, las pensiones o la salida del euro, casi podría decirse que el FN promete lo que a Podemos le da miedo llevar en su programa (aunque lo piensen y lo prometieran en 2014, cuando se presentaron a las Europeas).

Los siguientes son algunos de esos 144 compromisos con los que Le Pen se presentará a las presidenciales, junto a propuestas similares encontradas en el programa del partido de Pablo Iglesias. ¿Cuánto tienen en común el FN y Podemos?

Empleo y pensiones

El FN pide lo que Podemos no se atreve a poner sobre la mesa. Es decir, aquello que los de Pablo Iglesias prometían en las Europeas de 2014 y que luego retiraron del programa por ser demasiado radical, el FN lo lleva en sus 144 medidas. Por ejemplo, la jubilación a los 60 años o la jornada de 35 horas, que los franceses prometen desde ya mientras en Podemos simplemente se habla de “avanzar” hacia ese objetivo. Aquí se puede decir que Le Pen adelanta por la izquierda a Iglesias.

  • FN: “Fijar la edad legal de jubilación en los 60 años, con 40 años cotizados para acceder a una pensión completa”
  • Podemos: “Jubilación a los 65 años y lucha contra la pérdida del poder adquisitivo de las pensiones” [en las Europeas de 2014, Podemos sí pedía la jubilación a los 60 años]
  • FN: “Derogar la última reforma laboral”
  • Podemos: “Derogaremos las dos últimas reformas laborales” [En este tema, no sólo coinciden en el lenguaje, los argumentos para derogar las reformas laborales son los mismos en Podemos y FN: creen que son demasiado liberales y flexibilizan en exceso el marco de relaciones laborales”
  • FN: “Mantener la jornada de 35 horas semanales”
  • Podemos: “Avance hacia la progresiva implantación de una jornada laboral máxima de 35 horas semanales”

Impuestos, gasto público y sector financiero

En impuestos, FN y Podemos coinciden en no decir demasiado. Aunque a lo largo del programa proponen numerosos aumentos de gasto público, son más parcos en lo que tiene que ver con los ingresos, especialmente en el caso de los franceses. Los de Iglesias sí ofrecen más detalles, en forma de promesas de nuevas tasas para los más ricos y los bancos (en esto coinciden con el FN, pero los de Le Pen parece que no quieren asustar demasiado con este tema y no dan muchas explicaciones). Otra cosa es si los aumentos de gasto prometidos se podrían financiar, en uno y otro caso, con las pequeñas subidas de impuestos que proponen uno y otro.

Para cuadrar las cuentas, la lucha contra el fraude fiscal sirve para casi todo en los dos documentos. Casi cualquier partida presupuestaria extra se pagará con lo que se saque persiguiendo a los ricos que se esconden en los paraísos fiscales (porque el fraude se asocia siempre con los millonarios, por supuesto):

  • FN: “Restaurar una moneda nacional adaptada a nuestra economía para apoyar a las empresas francesas ante la competencia desleal y como palanca de nuestra competitividad”.
  • Podemos: la principal diferencia en cuestiones monetarias entre el FN y Podemos es que el partido francés pide claramente la salida de su país del euro, mientras que los de Pablo Iglesias niegan que consideren esta opción. En el Parlamento Europeo, ya hemos comentado que votaron juntos en una iniciativa para crear un mecanismo de disolución. Hasta 2014-15, tras la llegada de Alexis Tsipras al poder en Grecia y el corralito, el propio Iglesias defendía claramente la ruptura del euro. Y hace apenas unos meses, sus socios de IU aprobaron un documento oficial en el último Congreso del PCE pidiendo la salida de España de la moneda única. Sin embargo, es cierto que ahora mismo, al menos en el programa electoral, Podemos no pide salir del euro, como sí hace el FN.
  • FN: “Salir de la dependencia de los mercados financieros, permitiendo al Banco de Francia financiar directamente al Tesoro”
  • PODEMOS: “[Poner] al BCE bajo un verdadero control democrático. Que el BCE pueda actuar como prestamista en última instancia de las autoridades fiscales”.
  • FN: “Luchar eficazmente contra la evasión fiscal para preservar nuestro modelo fiscal, atacando los paraísos fiscales y creando una tasa sobre la actividad realizada en Francia por los grandes grupos y las ganancias malversadas. Continuar la cooperación fiscal internacional” [Éste del fraude y los paraísos fiscales es uno de los pocos puntos, por no decir el único, en el que el FN se olvida de la soberanía nacional para pedir colaboración internacional]
  • PODEMOS: “Instaremos a la creación de una agencia fiscal internacional, bajo el auspicio de la ONU, para luchar contra la elusión fiscal o la competición fiscal entre países, que tenga capacidad sancionadora y que obligue a las empresas multinacionales a pagar sus impuestos donde generan sus beneficios”.
  • FN: “Instaurar una Prime de Pouvoir d’Achat [sería el equivalente a una ayuda o renta de inserción] para los hogares de bajos ingresos y las pensiones más bajas (hasta 1.500 euros de ingresos al mes) financiada por una Contribución Social a las Importaciones del 3%. Revalorizar las pensiones mínimas”.
  • PODEMOS: “Renta básica garantizada: La cuantía inicial se establecerá en 600 euros mensuales para las unidades de convivencia de un solo miembro, y aumentará progresivamente en función del número de miembros (35 % adicional de la renta garantizada para el segundo miembro, y 20% por cada uno de los siguientes) hasta un máximo de 1290 euros”.

Comercio e industria

Éste es quizás el capítulo del programa en el que hay más coincidencias. Podemos y FN prometen basar su nuevo modelo económico en la reindustrialización de su país. También ponen sobre la mesa medidas para dificultar el papel de las multinacionales extranjeras que operan dentro de sus fronteras. Y piden terminar con los más importantes tratados internacionales de comercio firmados en los últimos años.

  • FN: “Promoveremos el proteccionismo inteligente. Apoyo a las compañías franceses que enfrentan una competencia internacional injusta. Rechazo de los acuerdos comerciales como el CETA, TTIP y los acuerdos con Australia y Nueva Zelanda”.
  • PODEMOS: “Nos oponemos a la ratificación de los tratados comerciales TTIP, TISA (Acuerdo en Comercio de Servicios) y CETA (Acuerdo Integral de Economía y Comercio). Promoveremos un cambio en las políticas de comercio e inversión del Consejo Europeo y una actitud disuasoria para que los países de la Unión Europea no presionen a terceros para firmar nuevos tratados de comercio e inversión”.
  • FN: “Prohibición de todas las importaciones de bienes que no respeten las normas francesas. Prohibir a las compañías extranjeras con esquemas de optimización fiscal tener acceso al mercado público. Reservar una parte de las contrataciones públicas a las pymes”.
  • PODEMOS: “El TTIP es una amenaza a nuestra soberanía, a nuestra democracia, a nuestra economía y al Estado de bienestar porque concibe las regulaciones sociales y medioambientales como obstáculos al comercio. (…) Potenciaremos la aplicación efectiva de cláusulas sociales para el acceso a los concursos públicos basados en compromisos de creación de empleo, desarrollo local, cohesión social y responsabilidad social corporativa”.
  • FN: “Prohibir la entrada de los inversores extranjeros en las industrias estratégicas más importantes para Francia. Crear un fondo soberano para proteger a las compañías francesas de los fondos buitre y de otras formas de toma de control”
  • PODEMOS: “Pondremos en marcha fondos de inversión soberanos de carácter público como estrategia para evitar el riesgo de desnacionalización o desmembración de empresas estratégicas y también para impedir que los fondos buitre tomen el control de compañías decisivas para el tejido productivo”.
  • FN: “Aprobaremos un plan para reindustrializar la economía del país a través de la colaboración de la industria y el Estado, para privilegiar la economía real frente a la especulativa-financiera”.
  • PODEMOS: “Elaboraremos un Pacto Nacional por la Economía Productiva capaz de impulsar un acuerdo multilateral entre Gobierno, patronal y sindicatos por el desarrollo industrial, que haga pivotar el centro de gravedad desde una lógica financiera hasta una lógica productiva”.
  • FN y Podemos – Pymes. En los programas de los dos partidos hay un apartado especial para las empresas. Sería muy largo exponer aquí, pero las coincidencias son asombrosas (propuestas 65-75 del programa de Podemos y 44-51 del FN). Los dos coinciden en las promesas: menos impuestos, menos burocracia, impulso a la innovación… Eso sí, no a todas las empresas. Tanto FN como Podemos restringen cualquier medida de apoyo a pymes y autónomos. Los dos partidos aseguran que se volcarán en el apoyo a los empresarios de su país… al menos hasta que tengan éxito y crezcan.
  • Uberización. El FN sí incluye una reivindicación clásica de Podemos que sin embargo no aparece tan claramente en el programa de este partido. La promesa de controlar a las nuevas empresas que amenazan sectores ya establecidos (el ejemplo más claro es el de UBER). Esto es lo que dicen los de Marine Le Pen al respecto. “Crear una Secretaría de Estado dedicada a los cambios económicos, con el fin de anticipar la evolución de las nuevas formas de trabajo asociadas a las nuevas tecnologías (uberización, robotización, economía colaborativa). En cooperación con los sectores implicados, establecer una nueva regulación para preservarles de la competencia desleal”.

Energía y nacionalizaciones

Un punto en el que podría parecer que las posturas iban a estar muy alejadas… pero ni mucho menos. Sólo en el tema de las centrales nucleares (que el FN apoya y Podemos quiere cerrar de inmediato) hay diferencias sustanciales. En el resto, muchos puntos en común:

  • FN: “Recortar los precios regulados de gas y electricidad un 5% con carácter inmediato”
  • PODEMOS: “Modificaremos el marco regulatorio de modo que todas las fuentes de energía reciban una retribución razonable basada en los costes reales de producción”.
  • FN energía: “Mantener el control estatal sobre EDF, la empresa eléctrica pública”
  • FN transporte e infraestructuras: “Mantener el esfuerzo inversor en infraestructuras. Renacionalizar las sociedades de autopistas para entregar a los franceses un patrimonio que ellos financiaron y que les ha sido expoliado. Rechazar la venta de activos estratégicos en poder público”.
  • PODEMOS [programa de 2014]: “Recuperación del control público en los sectores estratégicos de la economía: telecomunicaciones, energía, alimentación, transporte, sanitario, farmacéutico y educativo, mediante la adquisición pública de una parte de los mismos, que garantice una participación mayoritaria pública en sus consejos de administración y/o creación de empresas estatales que suministren estos servicios de forma universal”.
  • Apunte: esta cuestión de la re-nacionalización de determinadas empresas (no sólo eléctricas) era una de las banderas de Podemos en sus primeros meses. Para las elecciones de 2015-16, se cayó del programa y las palabras “nacionalizar, expropiar, confiscar” desaparecieron del vocabulario de los líderes de Podemos. Hace unos días, sin embargo, Pablo Iglesias volvió a proponer la nacionalización de las compañías eléctricas. En la formación morada no han explicado a qué se debe este cambio de criterio y si afecta a otros sectores como “telecomunicaciones, alimentación, transporte, sanitario, farmacéutico y educativo” que también pedían nacionalizar en su programa de 2014.
  • FN: “Prohibir la exploración delgas de esquistos (fracking), hasta que las condiciones medioambientales, de seguridad y sanitarias sean satisfactorias”.
  • PODEMOS: “Adoptaremos el compromiso público de no autorizar instalaciones de fractura hidráulica (fracking)”.
  • FN: “Para preservar el medioambiente, romper con el modelo económico fundado sobre la mundialización salvaje de los intercambios y el dumpingsocial, sanitario y medioambiental”.
  • Podemos: “Potenciaremos una economía del bien común por medio de la introducción de medidas como un balance del bien común o un etiquetado ético, con el fin de identificar las huellas ecológica y social de los productos y la compra pública ética”
  • FN: “Desarrollar masivamente el sector francés de la energía renovable a través de un proteccionismo inteligente”.
  • Podemos: “Crearemos un Plan Nacional de Transición Energética que movilice la inversión público-privada en eficiencia energética y energías verdes en un 1,5 % anual del PIB durante un periodo de veinte años. El fin es transformar el aparato productivo, el modelo inmobiliario y el sistema de transportes para avanzar hacia una economía baja en carbono y caracterizada por el uso de fuentes de energía renovables”.

Hispanista revivido.