Organizarse primero en la redes y luego salir a la calle

El autor desea organizar un Congreso de Hispanistas en el 2017 en España

Este ha sido hasta ahora el objetivo de las grandes colonias inglesas y francesas a lo largo de la historia en contra de la unión de los hispanistas. Supieron calar con creces en las sociedades hispánicas un «odio» a que ser hispanista era algo negativo y malo. Supieron hacer llegar a sectores de la población hispánica que el hecho de ser hispánico, era sinónimo de ser un guerrillero, un asesino o un traidor al pueblo.

El trabajo que hay por delante para desenterrar la Historia Negra que nos separa, será algo duro, pero no imposible. Hasta ese momento y tal y como ya escribí en otro artículo, debemos trabajar por realzar todo aquello que nos une y hacer ver lo positivo que sería para todos los pueblos hispánicos, una unión internacional.

Si los hispanistas lográramos inculcar lo grande que sería estar unidos y todo lo positivo que ello nos ofrecería, no sería ni tan siquiera necesario tener que trabajar y luchar duro por desenterrar la Historia Negra y desenmascarar a quienes desde su inicio, han trabajado por difundirla para conseguir odio y animadversión al hispanismo. No sería necesario tener que trabajar para desenterrar la Leyenda Negra porque es tan grande lo positivo que nos aguarda una verdadera unión, que todos los ciudadanos se centrarían más en conseguir esta unión que en hacer caso a la historia mal contada y oportunista que otros países han contado y transmitido generación tras generación sobre nosotros.

No hay nada peor para un pueblo que estar desunido. Un pueblo desunido será siempre débil y propenso a las influencias del «enemigo». Por eso ya no hay que lamentarse sino trabajar para comenzar cuanto antes una campaña de todo lo positivo que rodea al hispanismo y a su unión, de tal manera que podamos calar en el pueblo, en la gente, una ilusión de proyectos y objetivos que mejorarán, sin lugar a dudas, las vidas de todos los países y pueblos hispánicos.

Debemos hacer un frente común a todos aquellos que nos han dividido desde fuera; desde otros países que, con envidia, no han podido ni podrán jamás, a pesar de haber conseguido desunión en muchos casos, acabar ni mucho menos con este proyecto de unión de los pueblos hermanos.

Es hora de hacer frente común, desde la palabra y con mensajes positivo al «divide y vencerás» que nos han aplicado desde fuera. Para ello sería neceario comenzar a dar el primer paso de formar un grupo virtual. Un solo grupo en el que todos los hispanistas se sientan identificados y a partir de ahí, comenzar a preparar campañas a nivel de Internet y una vez superemos un número considerable de hispanistas, intentar organizarse como asociación, fundación, ONG o cualquier otra forma de poder constituirse y dar pasos a nivel de medios de comunicación. La mejor idea, desde mi punto de vista sería que, una vez tengamos un numero grande de personas en el grupo virtual, se organicen grupos de trabajo por países que se reunan semanalmente a través de la red para desarrollar actividades, cada grupo en sus zonas.

Hay que poner empeño y ganas y tomar esta acción como parte de nuestro tiempo de ocio. Si logramos el primer paso, un representante de cada grupo sería elegido para formar parte de una «DIRECTIVA o DIRECCIÓN INTERNACIONAL» que se encargaría de dar a conocer el movimiento personalmente a Instituciones y medios de comunicación internacionales, mientras que los grupos, harían lo propio en sus respectivos países con los medios de comunicación e Instituciones públicas de los diferentes países.

Puede sonar complicado, pero nada más lejos de la realidad. Demos el primer paso. Hagamos ese grupo virtual e invitemos a todos los miembros de los grupos hispanistas que hay por la red a que se unan para tener una sola voz, sin necesidad de que los grupos a los que pertenecen, desaparezcan. Fijemos el año 2017 como el año del despegue e intentemos organizar un Congreso en España, para dar forma legal al proyecto.

Para ello, buscaríamos patrocinadores y empresas colaboradoras; incluso instituciones para que pudieran asistir al menos 2 o 3 personas representantes de cada país a la celebración de ese Congreso en el que aprobaríamos nuestros objetivos de forma unánime y nos constituiríamos como organización internacional. Si no se dan pasos en serio, todo lo que se haga solo quedará en una declarazión de buenas intenciones. ¿Estamos preparados para organizarnos? La unión hace la fuerza. ¡¡¡Adelante hispanistas!!!

Deja un comentario