Dos caminos en la historia

doscaminos

París, 27 de febrero de 2016.

Querida Ofelia:

Te envío el siguiente análisis que me mandó ayer desde Miami, nuestro viejo amigo, el poeta disidente Yndamiro Restano. Te ruego que, como sueles hacer, lo difundas allá en nuestra querida San Cristóbal de La Habana.

“Miami, 23 de febrero de 2016.

El proceso electoral en Estados Unidos ha bifurcado el camino de llegar a la Casa Blanca. Un camino es el de la privatización del poder que representa Donald Trump; mientras que el otro camino es el de reformar el país dentro de una economía abierta y funcional, pero con instituciones que regulen el aparato económico. Por supuesto, este aparato económico eficiente y por lo tanto rentable debe dar parte de sus ganancias al Estado con el fin de garantizar el bien común de la sociedad y el ejercicio pleno de los Derechos Humanos. Es decir el núcleo ideológico, en el buen sentido de esta palabra, de la campaña de Trump es privatizar de una vez el poder político, (él mismo es un empresario que desprecia los políticos), el cual debe estar subordinado al Mercado. En el otro lado y frente a esta percepción unidimensional y reduccionista de la realidad, en la que todo debe ser privado, está la propuesta de Bernie Sanders y de Hillary Clinton, que sin negar la importancia de la economía, proponen un proyecto pluridimensional de la sociedad y de sus instituciones, que tiene como objetivo buscar un balance dinámico creador de la vida social, en el que el ser humano pueda sentirse cada día más libre y más solidario. En fin, más humano.

Es decir, lo que están diciendo los liberale , es que el mundo está cambiando y nosotros tenemos que cambiar con el mundo; a partir de nuestros Valores Democráticos y de nuestras Libertades Individuales que son, por supuesto, inamovibles. Pues incluso, las necesidades del entorno, han hecho que nuestra realidad cambie. Así como las nuevas tecnologías y avances científicos han revolucionado el diseño, las configuraciones de los campos y ciudades del mundo y el tiempo ha sido acelerado por las exigencias del consumismo a ultranza; nuestro país además ha cambiado en su composición étnica, en el despliegue impresionante del rol de las mujeres en nuestra sociedad y en muchas otras cosas, que hay que asumir con inteligencia y Voluntad Creadora.

Por supuesto, este proyecto liberal, al que yo me acojo. Es un proyecto cultural para la Salvación de todos y necesita recursos y personas humanistas. Además, hay que elaborar una política de migración, bien pensada, justa y humana. Ya Nuestra América no abarca solamente del Río Bravo a la Patagonia. Ahora Nuestra América va desde La Patagonia al Estrecho de Bering y necesita construir una especie de Ekumene Democrática Americana, donde nuestra América unida, en su creadora diversidad, pueda desplegar su rica potenciación creadora, su deseo rebelde de vivir con dignidad y la sabiduría de su Corazón Milenario.

En fin, que el Universo Humano es complejo y parafraseando a Octavio Paz, no debemos dejar que el “dinero corrompa la libertad, ni que la falta de libertad paralice la economía”. Yndamiro Restano

Un gran abrazo desde estas lejanas tierras allende los mares,

Félix José Hernández.

Hispanista revivido.