Así puede resumirse la situación interna de los Estados Unidos.

Los conflictos internos y las tensiones étnicas que sufre el país de las “trece colonias” está muy acallado a pesar del día a día de los acontecimientos. Bien por su extensión, y el ser problema de cada estado, bien por temor a los análisis sociológicos realizados.

Los actos son bien diferentes a los de hace 40 o 50 años, a pesar de la violencia de los actuales acontecimientos en zonas de mayoría afroamericana, la repetición de esos disparadores de odio y tensión no tienen el mismo efecto.

La comunidad hispana ha hecho bien notable que la presencia de España o bien de México en territorios que fueron anexionados es su derecho a seguir allí.

Ante dicho argumento se ha comenzado una cierta filia desde Washington con la hispanidad, pero por unos motivos muy específicos. Siendo el principal eje de esta política cultural la neutralización social de los hispanos ante el temor de que reclamaran su pedazo de América.

Sin duda los dos tercios sobre los que se hablaba español, son el veneno que por su codicia la “unión” anexionó, y serán la muerte de esta si no enmienda sus errores.

Deja un comentario