Dramática situación de la colonia española en Venezuela

Una de las más importantes de América, cuenta con aproximadamente 400 mil personas

 

España Exterior abre su portada hoy con una reportaje desde el país americano, donde destaca la penosa situación de nuestros compatriotas. No duda en calificarla de “desesperada” dada la falta de alimentos y medicinas. La página digital dedicada a los españoles del exterior también destaca la falta de medicinas y atención médica.

Una Asociación, España Salud, intenta paliar las situaciones más desesperadas que conciernen a unas 5600 personas. La periodista, Marta Aguirre, interroga a un empresario gallego y su respuesta revela todo el drama que se vive en uno de los países petroleros con más reservas en el mundo.

El hombre que tiene su fábrica semiparalizada por la falta de insumos para producir, lo explica así: “Es que si hablamos nos quitan lo poco que nos queda, nos expropian y en el mejor de los casos nos chantajean”.

Su socio acota: “Claro que hay miedo. Tome en cuenta que llegamos a este país huyendo de una posguerra y de una dictadura y ahora muchos tampoco pueden volverse a España”.

Un contertulio presente, que se niega rotundamente a identificarse, alega: “Y hay vergüenza. Este país nos dio todo, trabajo, libertad, clima, educación para nuestros hijos… y avergüenza que sepan en España lo que ahora se está pasando aquí…”.

Escasez y penurias varias

La escasez de alimentos es general y una de las opciones para adquirir los productos de primera necesidad -pan, pasta, arroz, harinas, leche maternizada, pañales- es hacer largas colas durante horas a las puertas de los locales donde el gobierno coloca los alimentos a precios populares.

La otra opción es comprar los alimentos en el mercado negro a precios exorbitantes. Pero un jubilado que percibe 30 euros de canasta básica le resulta imposible adquirirla. Esta es la situación de la mayoría de los emigrantes de primera generación que llegaron a Venezuela entre los años 1940 y 1960.

Pero la escasez de medicamentos es generalizada. En el país no se consiguen ni siquiera antibióticos. Para las enfermedades crónicas no llegan completos los tratamientos como las quimioterapias; los anticonvulsivos o los retrovirales.

 

 

 

 

 

 

Hispanista revivido.