Duterte juega con candela

El presidente de Filipinas llama «gay hijo de puta» al embajador de EE.UU.

 

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha provocado un conflicto diplomático al llamar al embajador de Estados Unidos, Philip S. Goldberg, «gay» durante un discurso ante militares, según informa The Guardian.

Duterte utilizó un insulto homofóbico en tagalo, lengua de Filipinas, para expresar su descontento con el embajador estadounidense.

«Como sabéis estoy peleando con el embajador del Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry. Su embajador gay e hijo de puta», dijo Duterte.

La primera vez que Duterte entró en conflicto con el enviado estadounidense fue en la campaña electoral, después de que el actual presidente de Filipinas dijera que quería violar a una «hermosa» misionera australiana, que fue asesinada en un motín en la prisión de Davao ocurrido en 1989.

Goldberg y la embajadora de Australia criticaron fuertemente estos comentarios.

El Departamento de Estado de Estados Unidos convocó al jefe adjunto de la misión consular de Filipinas en EE.UU., Patrick Chuasoto, para que aclarara esos comentarios del presidente, pero los detalles de la conversación no han trascendido.

Hispanista revivido.