Economistas españoles opinan que la actuación de la Troika en caso griego es ilegal

Así lo estima el economista español residente en Francia, Francisco Rodríguez Queiruga

 

Francisco Queiruga, quien es el director de la Cámara de Comercio de América Latina en París (CLAM), juzga como posiblemente “ilegales” desde el punto de vista del derecho europeo las proposiciones de la Troika por su manera de provocar la inevitable ruptura de las negociaciones.

En relación con el drama que está viviendo Grecia -e indirectamente toda Europa-, en lo que concierne a su negociación con la Troika, para recapitalizar su economía y evitar la Suspensión de Pagos la posición de la Troika, (cuya legitimidad es dudosa al amparo del Derecho Comunitario), es cuando menos, insatisfactoria.

Tres principios extraídos de la jurisprudencia comunitaria, hacen pensar que puede ser así:

  • Legitimidad, proporcionalidad y justificación.

1. Legitimidad: su proposición no defiende objetivos legítimos, más bien, todo lo contrario.

Querer ahogar al pueblo griego imponiendo medidas de austeridad no equitativas es ilegítimo. Querer romper el sistema de jubilación por repartición en Grecia, bajando las pensiones hasta límites inaceptables de ruptura, para crear un precedente jurídico, que permita un futuro ataque a los otros PIGS y a los europeos en general, con el fin de introducir un sistema de capitalización sin los mínimos sociales, es ilegítimo.

Como lo es el acuerdo que se está negociando con USA y cuyos principales lobistas son las grandes aseguradoras y la gran finanza, que entrarían para ofrecer su capitalización después de la ruptura griega en posición privilegiada.

Esta coordinación o “entente” entre la Troika y los lobistas americano-británicos, con el asentimiento de algunas de nuestras ignorantes élites, también es ilegal, pues implica una premeditación maquiavélica que se ríe de los principios de construcción europea y del propio derecho comunitario.

2. Proporcionalidad: su proposición no guarda el principio de proporcionalidad, pues el beneficio que se pretende conseguir con sus propuestas aparentemente contables de austeridad, es infinitamente inferior al coste, económico, social, jurídico y político de dichas propuestas además de estar pensado solo para beneficiar a unos pocos, los lobistas financieros.

Estas medidas conducen a la catástrofe económica y social, pues el empeoramiento de la situación económica y social griega, que se ha producido desde los primeros planes de austeridad, no solo está poniendo en peligro la idea de Europa, también está poniendo en peligro la democracia y el buen funcionamiento de nuestras instituciones.

La pérdida de nuestros ideales es el inicio del derrumbe moral y político de toda Europa.

De seguir así, sin respetar el principio de proporcionalidad, y por lo tanto la legalidad comunitaria que tantos años y jurisprudencia han sido necesarios para consolidar, la amenaza actual de la vuelta de los extremismos dejará de serlo para convertirse en una realidad.

(Por otro lado me parece sorprendente el objetivo de sincronización de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea con los tribunales USA, que pretende el tratado del que tanto se habla y del que poco se sabe, pues esta sincronización también permitirá, muy probablemente, la ruptura de nuestro sistema jurídico social, por lo que, en base a lo dicho, este misterioso tratado tampoco parece legítimo, y mucho menos proporcional).

3. Justificación: su proposición tampoco puede justificarse, anteponiendo los principios de justicia, pues produce lo contrario de lo que pretende, ni como una necesidad inevitable, pues se han barajado otras posibilidades financieras posibles. Se tome, por donde se tome, su proposición no es justificable si consideramos el bien común y no el de unos pocos.

En conclusión, las medidas propuestas por la Troika, así como su forma antidemocrática de actuar, no respetan los principios comunitarios de Legitimidad, proporcionalidad y justificación, por lo que debieran ser consideradas como ilegales y sancionables por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Hispanista revivido.