Eduardo Cardet, médico opositor

No hay apertura política en ningún sentido

Desde 2014, Eduardo Cardet ocupa el cargo de coordinador nacional en Cuba de Movimiento Cristiano Liberación (MCL), partido opositor cubano fundado por el histórico disidente Oswaldo Payá.

Médico de profesión, Cardet reside en la provincia de Holguín, mientras que el resto de la dirección de su formación vive en el exilio. Su militancia en la oposición al castrismo le ha costado arrestos y puesto en juego su empleo.

Durante su visita a Madrid esta semana, Cardet se ha sentado con EL ESPAÑOL para hablar de la situación de la disidencia en la isla caribeña, las consecuencias del deshielo diplomático con Estados Unidos y las propuestas que su formación ofrece para transformar el país.

¿Cómo es la vida en Cuba de un opositor al castrismo?

En Cuba hay un régimen totalitario que persigue y oprime a la sociedad en general, pero a nosotros, a los que pertenecemos a la oposición, [nos oprime] con más saña. Sufrimos mucha vigilancia, acoso. En ocasiones somos detenidos cuando tratamos de movernos de un lugar a otro, sobre todo cuando vamos a realizar reuniones. Sufrimos mucha presión en nuestro trabajo. Uno se siente vigilado.

Y uno de los propósitos que tiene esa represión es que la inseguridad forme parte de nuestras vidas y que eso pueda crear cierto grado de parálisis y, además, le envíe una señal al resto de los ciudadanos para desestimularlos a que participen en actividades opositoras porque esto les pudiera acarrear una carga mayor de dificultades.

Siga leyendo en El Español

Hispanista revivido.