Eduardo López Collazo

Científico de origen cubano, natural de Jovellanos,  es el Director científico en el idiPAZ un instituto de investigación puntero en la lucha contra el cáncer

 

Eduardo López Collazo ha formado parte del equipo de IdiPAZ desde el comienzo del proceso de acreditación, en el año 2008, y durante esta última etapa ha desempeñado el cargo de responsable de los laboratorios comunes de IdiPAZ, pieza clave en la investigación del Instituto.

Es doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid y doctor en Física por la Universidad de La Habana, Cuba. El doctor López Collazo es Investigador Estabilizado del Sistema Nacional de Salud, con categoría máxima A, según evaluación del Fondo de Investigación Sanitaria-FIS.

López Collazo actualmente es director del laboratorio de Inmunidad Innata del IdiPAZ donde desarrolla varias líneas de investigación traslacional en diversas enfermedades (sepsis, leucemia, fibrosis quística, SAHS, Síndromes Coronarios Agudos). Es coordinador del Fondo de Investigación Sanitario-FIS en las áreas de Cáncer, Enfermedades Infecciosas y VIH y coordinador de Plataformas del IdiPAZ. Además es editor de las revistas Mediators of Inflammation y PLosONE.

Una vida rica fuera del laboratorio

El cubano alimenta un blog del cual reproducimos su último post con motivo de su 48 cumpleaños ayer.

Los tiempos en que era una “joven promesa” definitivamente me abandonan. En unas horas, algo más que un día, pero poco más, el seis dará paso al siete y me acercaré, velozmente, a la cifra redonda que marca el medio siglo. Un becario, que pretende ser jocoso, hoy me decía que esos números son impresionantes. Visión viciada, sesgada y cegada que rebosa los veinte y pocos. En cambio, esta misma semana conocí a Samanta, una señora transexual que pasea por el mundo sus 84 abriles y te mira con la sabiduría y tranquilidad que sólo los años aportan. Yo quiero llegar a la vejez como ella, sin rencor, sin odio, con amor. ¡Imaginaros, transexual en México el siglo pasado! … no puedo imaginarlo. Profundizando en el tema de los años, las canas y otras biologías, le propuse a un amigo-mayor intercambiar datos y experiencias. Desde Cuba me escribe y describe su entereza. Sus textos me confirman que los años pasan pero en esencia seguimos siendo los mismos, con suerte algo más sabios y sólidos. Y así sigo viviendo cada día, sin perder la perspectiva, recordando que me siguen gustando las flores amarillas, tal y como me lo recordó hoy unas de las personas más importantes de mi vida, hablo de ti Ani.
También por estos días Madrid se vuelve fiesta. La semana del Orgullo Gay envuelve esta ciudad, la hace suya. Banderas de arcoíris por doquier y muchos aún sin comprender la importancia y necesidad de la celebración. “¿Para cuándo un día del orgullo hetero?” vociferan… es tan simple, no conozco a nadie que haya sido recriminado, golpeado, apartado, blanco de burlas y risas por ser hetero. Cuando se acaben los silencios, las maniobras encubiertas y todo lo demás… dejaremos de tener necesidad de este día y entonces quedará como un bonito recuerdo. Mientras tanto, ahí estaremos otro año más… y otro año más el periódico El Mundo me mete en su lista de los 50 homosexuales más influyentes del país, hace tres, cuando salí por primera vez, me pregunté “¿y qué hago yo aquí?” Hoy no me cabe duda de lo necesario y gratificante que ha sido y sigue siendo… lo festejaré, el Orgullo y los 47, claro está.
Os quiero,
Ed.

 

Hispanista revivido.