EL ATAQUE AL PALACIO PRESIDENCIAL DE LA HABANA EN 1957

París, 29 de octubre de 2015.

Querida Ofelia:

Recibí desde Miami este interesante testimonio del amigo Comandante Dr. Armando Fleites, que te hago llegar para que lo hagas circular en San Cristóbal de La Habana.

Miami, 28 de octubre de 2015.

“En la historia de los pueblos hay fechas que se convierten en símbolos de la patria y en antorcha imperecedera de la lucha por la libertad. En nuestra nación una de las más importantes es el 13 de marzo de 1957.

Actualmente conmemoramos el cincuenta y seis aniversario del asalto al Palacio Presidencial para ajusticiar a un tirano en una de las epopeyas más gloriosas del Continente Americano.

Durante casi una década Cuba disfrutó de libertad, derechos humanos fundamentales, elecciones periódicas, pluripartidismo, desarrollo económico y de una de las Constituciones más avanzadas del Hemisferio.

Lamentablemente el 10 de marzo de 1952 se produjo un golpe militar que rompió el ritmo constitucional de la nación y dio inicio a una larga dictadura militar.
La Universidad de la Habana con su gloriosa colina y la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), continuando su tradición histórica en la lucha por la libertad fue la primera en protestar ese fatídico día y cumplir su lema histórico que rezaba “La FEU ni se vende ni se rinde”.

Producto de esa jornada fueron la jura de la Constitución, la marcha de las antorchas y la manifestación al monumento de los estudiantes de medicina donde cayó el primer mártir estudiantil Rubén Batista Rubio.

Relevo histórico de esa FEU fueron José Antonio Echeverría y Fructuoso Rodríguez que después de la huelga azucarera y para que participaran otros sectores nacionales fundaron, el 24 de febrero de 1956, el Directorio Revolucionario, brazo armado de la FEU.

Posteriormente el Directorio Revolucionario preparó un plan bélico revolucionario con Menelao Mora, Carlos Gutiérrez Menoyo y José Castellanos, representativos de los sectores de las fuerzas auténticas y que juntos aportaron hombres, armamentos y esfuerzos.

El objetivo era ajusticiar al dictador en su madriguera del Palacio Presidencial y citar al pueblo a la colina universitaria para un levantamiento nacional y una huelga revolucionaria.

El dirigente auténtico nacional Menelao Mora, Carlos Gutiérrez Menoyo, jefe militar y José Castellanos, segundo jefe militar, penetraron en el palacio presidencial y cayeron combatiendo.

José Antonio Echeverría y sus compañeros del Directorio tomaron Radio Reloj para informar al pueblo de los acontecimientos.

Cuando José Antonio Echeverría llega por la calle 27 a la plazoleta junto a la Universidad de la Habana su carro choca con una perseguidora, José Antonio se baja con su pistola, combate y es abatido por la patrulla policial, cayendo con el pecho constelado de balazos.

Decenas de revolucionarios de ambos grupos murieron en el palacio presidencial. El Dr. Pelayo Cuervo fue asesinado esa noche y Fructuoso Rodríguez con Juan Pedro Carbó Serviá, José Machado y Joe Westbrook, fueron asesinados en Humboldt 7, el día 20 de abril.

Por diferentes circunstancias el asalto al Palacio Presidencial fracasó, pero si hubiera triunfado, se hubieran producido los cambios hacia la libertad, la democracia, la justicia y el bienestar del pueblo y no se hubiera producido la larga dictadura castro-comunista-stalinista.

Quizás por esa preocupación fue que Fidel Castro calificó esa acción patriótica como un derramamiento inútil de sangre.

Como un epitafio, José Antonio Echeverría en su testamento político señala:
“Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos traiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra patria. Si caemos que nuestra sangre señale el camino de la libertad”.

Y en su último mensaje, con vigencia actual, le dice a los estudiantes:
“Pedimos que se organicen en toda Cuba ya que ellos constituyen la vanguardia de nuestra lucha”.

Y se dirige a las fuerzas armadas y también con vigencia actual, les dice:
“Recuerden que la lucha de uds. es para defender a la patria no para someter a sus hermanos y que su puesto es el del ejército mambí” Dr. Armando Fleites

El Dr. Armando Fleites fue Secretario de Relaciones Exteriores de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y Presidente de la Asociación de Estudiantes de Medicina. Además Fleites fue Secretario General del Directorio Revolucionario en la provincia de Las Villas, expedicionario de Nuevitas y comandante del Ejército Rebelde.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Foto: Palacio Presidencial de La Habana.

Hispanista revivido.