Eugenio Yáñez, Cubaencuentro

Cada vez son más los visitantes de naciones desarrolladas o tercermundistas, y no me refiero a turistas, interesados en pasar por La Habana y conversar con Raúl Castro sobre oportunidades comerciales. Algunos desean, además, visitar el Parque Jurásico Punto Cero y fotografiarse con el tiranosaurio. Y ninguno muestra demasiado interés en conversar sobre libertades individuales, derechos humanos o respeto a opiniones divergentes.

Ya han desfilado por La Habana este año, y cito de memoria, el presidente francés, el presidente serbio, el canciller japonés, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, un Secretario de Estado español, otro italiano y otro holandés, altos funcionarios del Vaticano, ministros rusos, gobernadores y alcaldes americanos, jefes de gobierno caribeños, una delegación de empresarios británicos, funcionarios de la ONU, UNESCO, OPS y FAO, el presidente venezolano para recibir instrucciones, cabilderos americanos, el vicepresidente angoleño, ministros chinos, árabes, vietnamitas, mexicanos, uruguayos, ecuatorianos, brasileños, argentinos, guyaneses, argelinos, panameños, costarricenses, millonarios norteamericanos, canadienses y europeos, el ex-presidente del gobierno español, “celebridades” intrascendentes, inversionistas, artistas de fama mundial, rectores universitarios, y burócratas de lujo. Pronto visitará Cuba el presidente salvadoreño. El Papa Francisco arribará en septiembre, y están en “la cola”, para futuras visitas el Secretario de Estado de Estados Unidos para reabrir la embajada americana en La Habana, otros miembros del gabinete en Washington, y hasta el mismísimo presidente Barack Obama antes de culminar su mandato.

¿Qué atractivo tiene la empobrecida Cuba de Raúl Castro para tantas personas decentes y otras no tan decentes? En parte por la supuesta “nueva” ley de inversiones; por el “paquete” de proyectos para inversionistas foráneos que el ministro Rodrigo Malmierca presenta a todo el que desee oírlo; por el publicitado superpuerto de Mariel donde ahora sabemos que no garantiza el calado requerido para buques súper PostPanamax, problema para el cual una solución realista y efectiva es extremadamente compleja, demorada y costosa; o por la bochornosa oferta de fuerza de trabajo calificada y dócil, controlada por empresas estatales encargadas de esquilmar cubanos y pagar a inversionistas extranjeros, quienes se evitan reclamos sindicales, problemas de disciplina laboral o personas sin calificaciones adecuadas. Pero no para ver un remozado Capitolio cuya renovación tarda más que su construcción original hace más de ochenta años.

Siga leyendo

Artículos esponsorizados

Deja un comentario