El clima social sigue deteriorándose en Francia

Manifestación en París contra la Ley del Trabajo, junio 2016.
Manifestación en París contra la Ley del Trabajo,  junio 2016.
Manifestación en París contra la Ley del Trabajo, junio 2016.

París, 22 de junio de 2016.

Querida Ofelia:

Las autoridades galas anunciaron esta mañana que prohibieron la gran manifestación convocada por los sindicatos para mañana en París, desde la Plaza de la República a la Plaza de la Nación.

Las autoridades proponen que se haga una concentración en la Plaza de la Nación y no un desfile, como desean los sindicatos.  Estos últimos acaban de reafirmar que la manifestación  contra la Ley del Trabajo, tendrá lugar a pesar de la prohibición. Según las leyes, los que organicen una manifestación prohibida, pueden ser condenados a seis meses de cárcel y una multa de miles de euros.

La última manifestación que fue prohibida en Francia se remonta al 1958, en plena Guerra de Argelia.

Varias personalidades políticas y sindicales (FO y CGT) han hecho declaraciones, según las cuales el prohibir una manifestación es poner límites a la Libertad.

Las autoridades expresan que la policía está agotada debido al gran esfuerzo y  tensión que vive desde la proclamación del Estado de Urgencia: la lucha contra el terrorismo,  la seguridad en los estadios y lugares públicos frente a la violencia de los hinchas que se encuentran en Francia para asistir a la Euro Copa de Fútbol  -fundamentalmente británicos y rusos-, la violencia al final de las manifestaciones y un largo etc.

Hay que recordar que sólo durante la manifestación del 14 de junio, hubo  más de 200 policías heridos,  atacados por  “les casseurs” (los que rompen), es decir, los que practican el vandalismo  infiltrándose entre los manifestantes. Rompen y saquean todo a su paso: tiendas, cafés, restaurantes, queman vehículos e incluso, atacaron al Hospital Infantil Necker durante la última manifestación. Llevan cascos de moto puestos, se cubren el rostro con pañuelos,  van armados con barras de hierro, patas de cabras,  bates de baseball y desafían a la policía, a la cual atacan al final de cada manifestación.

Por otra parte en la SNCF (Sociedad de Ferrocarriles Franceses), informó que los 23 días de huelga han provocado pérdidas por 250 millones de euros, sin contar la indemnización de los billetes de tren no utilizados a causa de esta huelga.

Veremos qué va a ocurrir mañana, pues los pronósticos no son muy favorables a la paz social.

Un gran abrazo,

Félix José Hernández.