El coste del populismo: 42% del valor de la moneda nacional

El levantamiento de las restricciones para las operaciones en moneda extranjera en Argentina decidido este miércoles por el Gobierno produjo hoy una depreciación del peso argentino frente al dólar cercano al 42 %

 

El dólar se cotizó a unos 14 pesos al día siguiente de que el nuevo Gobierno argentino presidido por Mauricio Macri acabase con el denominado “cepo” al dólar, una batería de restricciones que constreñía el mercado cambiario desde 2011.

El levantamiento de las restricciones para las operaciones en moneda extranjera en Argentina, decidido el miércoles por el Gobierno, produjo hoy una depreciación del peso argentino frente al dólar del 42%. El dólar se cotizó a unos 14 pesos al día siguiente de que el nuevo Gobierno argentino presidido por Mauricio Macri acabase con el denominado “cepo” al dólar, una batería de restricciones que constreñía el mercado cambiario desde 2011.

El fin de las trabas hizo que el precio del dólar en el estatal Banco de la Nación saltara desde los 9,83 pesos para la venta de la cotización del miércoles a los 13,95 pesos al cierre de ayer, lo que implica una devaluación del 41,9%. En otros bancos y casas de cambio del centro financiero de Buenos Aires la divisa estadounidense se vendió ayer en torno a los 14 pesos por unidad.

El valor alcanzado este jueves se acerca al del denominado “dólar contado con liquidación”, un tipo de cambio utilizado entre grandes operadores y que economistas y hasta el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, han señalado como el mercado más representativo para el precio del dólar.

El “dólar contado con liquidación” había cerrado el miércoles en 14,32 pesos, pero retrocedió a 13,85 pesos. En tanto, en el mercado ilegal, que floreció tras la imposición de las restricciones en la plaza formal, el denominado “dólar blue” retrocedió nueve centavos, a 14,48 pesos, apenas un 3% más que el precio oficial, cuando hasta este miércoles la brecha era cercana al 48%.

RESPUESTAS. El fin del “cepo” al dólar fue anunciado por el gobierno de Mauricio Macri el miércoles, una vez que los mercados ya habían cerrado, y ayer casas de cambio y bancos trataban de adecuarse a las nuevas condiciones de la plaza cambiaria.

Las entidades bancarias tardaron unas horas en poner a punto sus sistemas para vender divisas, tanto en ventanilla como por internet, sin una autorización del Fisco, como se requería hasta el miércoles. “Hoy, todavía no es un día normal porque el mercado no funciona con fluidez, pero en los próximos días se va a normalizar”, comentó el economista Martín Redrado, expresidente del Banco Central.

Aunque Redrado calificó el fin de las trabas como “positivo”, advirtió que debe analizarse cómo se reflejará en los precios, en momentos en que Argentina tiene una tasa de inflación anual cercana al 25%. En este sentido, Hugo Moyano, líder de la Confederación General del Trabajo, advirtió que la central sindical no permitirá que el levantamiento de las restricciones afecte el “poder adquisitivo del salario” de los trabajadores.

Para Gabriel Torres, vicepresidente de la calificadora Moody’s en Argentina, la decisión del gobierno de Macri de liberar el tipo de cambio y disminuir los controles sobre las divisas, no solo para los pequeños inversores sino también para los importadores y otros grandes operadores, “probablemente reducirá las distorsiones del mercado”.

“Esto debería hacer que las exportaciones sean más competitivas y atraer más inversiones extranjeras a la Argentina. Este es el tipo de cambio de políticas positivo en materia crediticia que preveíamos que llevaría a cabo el nuevo Gobierno”, afirmó Torres. El presidente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi, también celebró el fin de las restricciones, una de las promesas de Macri.

Hispanista revivido.