El ego vanidoso

Buenos días, Palmaris retrasados, tardones e incluso maleducados.

La gente de Pablemos siempre llega
muy tarde a cualesquiera reuniones,
dejando a desairados anfitriones
plantados, esperando a ver qué alega.

El ego vanidoso que les ciega
impide que estos necios tontorrones
consigan disfrazar sus intenciones,
pues quedan transparentes en la friega.

Su muy necio adanismo es el problema
se creen que nadie antes fue más listo,
más culto, más sensible y más humano.

Y sólo son bichitos de un sistema,
tan viejo, previsible y ya tan visto,
que queda retratado de antemano.

Descanse en paz el amigo de mi Capitán.

Salud y pronto para Ruth, Izaskun, Martín, Miguel y para el gran Gandalf del Rif.

Felicidades a todos los Enriques de aquesta ýnclita Llanura.

Climilla en Valencia, pues el el día está nubladillo, ventoso y frescuco.

Sit tibi dies levis.