El gallinero

Buenos días, Palmaris intrigados, conspirados e incluso fabulados.

Un gallo quedará en ese corral,
ya sólo quedan dos en la batalla,
responden por Mariano y por Soraya
y apréstanse p’al órdago final.

Mariano trae por casco un orinal,
la enana al CNI pa dar la talla,
y el séquito de ninis come y calla
en viendo lo que fue de Cospedal.

Mariano nunca quiso ese combate
pensaba que dormir era mejor
y que no iba a alcanzarle el fuego amigo.

Y ahora que hay liado este tomate
veremos si despierta del sopor
o rinde su poder al enemigo.
Salud y pronto para los enfermos y ventura para los desventurados.

Nada de clima en Valencia.

Sit tibi dies levis.