54 Millones de Latinos Viven en este País, lo que es Igual al 17% de la Población. Cifras del Censo Indican que hacia 2060 los Hispanos Serán 128.8 Millones o el 31% de todos los Habitantes de la Nación. Más de 2.3 Millones de Empresas Propiedad de Latinos Funcionan en Estados Unidos.

JESUS HERNANDEZ CUELLAR, Contacto Magazine

Después de 15 detenciones y deportaciones por cruzar ilegalmente la frontera de Estados Unidos, el mexicano José Vargas, originario de Jalisco, se convertía en el primer indocumentado que se graduaba de policía en California. Tenía entonces 33 años de edad. Siete años después figuraba en la lista de los 10 mejores policías de Estados Unidos. A los 65 años, Vargas se retiró del servicio activo como el policía más condecorado de California. Ejerció toda su carrera policial en la ciudad de Santa Ana, en el condado californiano de Orange.

Por su parte, el joven José A. Gutiérrez era un niño de la calle en su natal Guatemala. Atravesó fronteras hasta llegar a Los Angeles como indocumentado cuando apenas tenía 10 años de edad. Creció en el seno de una familia adoptiva y cuando alcanzó la mayoría de edad, se enroló en el Ejército de Estados Unidos. Fue el primer hispano en morir en los campos de batalla de Irak. Tenía sólo 22 años. Cayó en combate el 21 de marzo de 2003 mientras trataba de tomar un punto importante del puerto de Umm Qasr, que luego de su muerte sirvió como puente de entrada para la ayuda humanitaria.

El Caribe no es ajeno a estos relatos. A través de las peligrosas aguas del Estrecho de la Florida, la joven Mirta Ojito abandonó su natal Cuba a los 16 años de edad desde el puerto de Mariel, en 1980. Poco después se graduaba de periodismo en Estados Unidos y se integraba al equipo de redacción de The Miami Herald, y más adelante al de The New York Times, donde primero ganó el premio de la Sociedad de Editores de Periódicos de Estados Unidos en 1999, en la categoría de mejor reportaje internacional, y más tarde, en 2001, compartió el codiciado Premio Pulitzer por una serie de artículos sobre el tema racial en la sociedad norteamericana.

Perfil de una Comunidad

Las historias de Vargas, Gutiérrez y Ojito son sólo la punta del iceberg de innumerables anécdotas vividas por los 54 millones de latinos que viven en Estados Unidos, según la Oficina del Censo.

De acuerdo con un estudio anual del Centro Selig de la Universidad de Georgia el poder adquisitivo de la comunidad hispana supera el billón (un millón de millones) 400 mil millones de dólares, una cifra más alta que el producto interno bruto de muchos países latinoamericanos.

Sin embargo, los hispanos, como el resto de la población, también sufren altibajos. La recesión económica y la crisis en los sectores inmobiliario y de la construcción que estalló en 2008 llevaron el nivel de desempleo de los latinos al 10.2 por ciento, 7.3 por ciento en abril de 2014, mientras que ese nivel en toda la fuerza laboral del país fue de 6.3 por ciento. La Oficina del Censo reveló en septiembre de 2012 que el nivel de pobreza de Estados Unidos llegó al 15 por ciento, con cerca de 46 millones de norteamericanos en esa situación. El mismo informe señala que en 2011 la cantidad de pobres entre los hispanos aumentó colocando el índice de pobreza en este grupo étnico, el mayor crecimiento en Estados Unidos, en 25.3 por ciento.

Por su parte, la firma eMarketer anunció que unos 40 millones de latinos navegan por Internet en Estados Unidos, y los expertos pronostican que la población hispana en la red aumentará alrededor de un 30 por ciento en los próximos cinco años. La mayoría de los estudios de este tipo indican que los hispanos tienen pautas de navegación y compras digitales iguales o superiores a las del resto de la población estadounidense.

Cómo Empezó esta Historia

A lo largo de los siglos, desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios en San Agustín, Florida, en 1565, y más tarde con la anexión a Norteamérica de los territorios mexicanos de California, Arizona, Nuevo México, Nevada, Texas, Utah, y grandes espacios de lo que hoy es Colorado y Wyoming, a mediados del siglo XIX, los hispanos han dejado una huella imborrable en la cultura y la sociedad de Estados Unidos.

En la era moderna, las continuas olas migratorias desde diferentes naciones latinoamericanas, han hecho el resto. La música y la comida latinas son hoy día parte de las preferencias norteamericanas. La mano de obra, especialmente en los sectores de la construcción, los servicios y la agricultura, se habían hecho imprescindibles hasta la crisis actual.

La historia demuestra que el estereotipo que presenta al hispano únicamente como un obrero mal pagado, es sólo parte de la verdad. Una élite latina notable ha hecho contribuciones decisivas en campos tan importantes como las ciencias, la política, el arte, la cultura y el mundo empresarial. En 1916, Ezequiel Cabeza de Baca se convierte en el primer hispano en ser elegido gobernador de un estado norteamericano, Nuevo México; en 1928, el ex gobernador de Nuevo México, Octaviano A. Larrazolo, es el primer hispano en llegar al Senado de Estados Unidos; en 1950 el actor José Ferrer es también el primero de su grupo étnico en recibir un Oscar, por su interpretación de Cyrano de Bergerac.

En 1952, Desi Arnaz es el primer rostro hispano que aparece en la televisión de Estados Unidos; en 1959 el médico Severo Ochoa obtiene el Premio Nóbel de Medicina por sus trabajos en este país; en 1961, Rita Moreno es la primera latina en ganar un Oscar, por su trabajo en la película West Side Story. Más adelante, en 1981, dos hispanos hacen también historia: Henry Cisneros es elegido alcalde de San Antonio, Texas, y se convierte en el primer hispano en dirigir una gran ciudad; Roberto Goizueta es nombrado ese mismo año presidente y director ejecutivo de Coca-Cola, símbolo del mundo empresarial norteamericano.

En 1986, el Dr. Franklin Chang Díaz es el primer hispano en volar al espacio como investigador de la NASA. Con el tiempo llega a ser el astronauta con mayor número de vuelos en los transbordadores espaciales y un pionero en los experimentos sobre las posibilidades de vida fuera de la tierra. Desde esa fecha hasta nuestros días, 13 astronautas latinos han viajado al espacio como miembros de la NASA, invitados o como parte de proyectos conjuntos entre la NASA y la Agencia Espacial Internacional.

Comunicación e Información

El enorme crecimiento de la comunidad hispana produjo también la necesidad de la comunicación en español. En Estados Unidos hay más de 400 publicaciones en castellano, muchas de ellas históricas y de gran influencia que son o han sido propiedad de hispanos, como el diario La Opinión de Los Angeles, fundado en 1926, o el Diario/La Prensa de Nueva York, fundado en 1913, que ahora son parte de la cadena Impremedia. Diario Las Américas en Miami, fue inaugurado en 1953.

Hay también publicaciones que son propiedad de periódicos anglosajones, que han visto una gran oportunidad de ingresos procedentes del mercado hispano. Este es el caso de la cadena de diarios Hoy, de Tribune Media, que también es propietaria de Los Angeles Times. El influyente The Washington Post edita el semanario Tiempo Latino, The Miami Herald tiene a su cargo El Nuevo Herald, en Miami. El diario Orange County Register, en el condado californiano de Orange, publica Excelsior, y en Texas, The Houston Chronicle imprime La Voz, por sólo mencionar algunos. Igualmente, el consorcio NBC Universal, dueño de la cadena NBC y de los Estudios Universal, opera la cadena Telemundo, mientras que Fox TV abrió en 2012 la cadena MundoFox, en español.

La crisis económica de 2008 tuvo también sus efectos entre los medios hispanos. Una enorme cantidad de periodistas han sido despedidos, mientras que Hoy de Nueva York, de la cadena Impremedia, pasó a Internet solamente, Hoy de Los Angeles, de Tribune, dejó de ser diario para convertirse en semanario, y otros han tenido que cerrar sus puertas para siempre.

En el mundo de la televisión, hay en estos momentos varias cadenas hispanas de señal abierta, Univisión, Telemundo, UniMas, Estrella TV, Azteca América y Galavisión, mientras que por cable y satélite están CNN en Español, Mega TV, Vme y HlTN. Es común que algunos canales locales con programación en español, superen muchas veces en teleaudiencia a sus competidores en inglés, en ciudades con gran población hispana como Los Angeles.

Telenovelas, noticieros, deportes, variedades y películas, así como los géneros de “talk shows” y “reality shows” son parte sustancial de la programación de estas cadenas, y de sus afiliados en todo Estados Unidos.

Poder Económico y Negocios

El poder económico de los latinos en Estados Unidos está por encima del billón de dólares. Precisamente ese renglón de capacidad de compra, ha convertido al hispano en un consumidor codiciado ante los ojos de las grandes corporaciones e inclusive para los medianos y pequeños negocios de nacionalidad no hispana.

Pero este gran número de habitantes hispanos y su poder de compra, ha hecho posible también el nacimiento de una sólida comunidad empresarial hispana, que ofrece productos y servicios a su propia gente y al resto de la sociedad. En Estados Unidos hay 2.3 millones de empresas propiedad de latinos, más de 400 mil de ellas en California y unas 50 mil en el condado de Los Angeles, según la Oficina del Censo.

Asimismo, muchas economías latinoamericanas sobreviven gracias a las remesas de ayuda familiar que envían los hispanos de Estados Unidos hacia sus países de origen. El monto total promedio de dinero que se envió al continente fue 65.382 millones de dólares en 2014, de acuerdo con cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). México fue el mayor receptor de esas remesas con un aumento del 8% para un total de 23.645 millones de dólares.

Puntos Débiles

La educación y el poder político parecen ser todavía los puntos débiles de la comunidad hispano-estadounidense. La deserción escolar y el endeble mecanismo de financiamiento de los estudios superiores, han creado una brecha educativa entre los hispanos y el resto de la población de Estados Unidos.

Los hispanos tienen el nivel de deserción escolar más alto entre los grupos étnicos del país, con 21.4 por ciento, según la Oficina del Censo. En 2012 sólo 6.8% de los estudiantes universitarios eran hispanos, mientras que 23% de los alumnos de enseñanza primaria y secundaria eran de ese origen étnico.

La educación influye decisivamente en el nivel de ingresos y pobreza de la sociedad. A pesar del enorme poder adquisitivo hispano, este grupo compite con los afroamericanos en estos renglones por el último lugar, si se le compara con otros grupos étnicos.

En cuanto a poder político, igualmente, los hispanos tienen dificultades. Un estudio del Pew Hispanic Center indica que de hay en Estados Unidos 27 millones de hispanos mayores de 18 años, de los cuales 16 millones son ciudadanos de este país, y de éstos unos 12 millones están registrados para votar. Cifras de la Oficina del Censo revelan que en las elecciones presidenciales de 2008, el 74 por ciento de los votantes era de raza blanca, mientras que los hispanos apenas conformaron el 7.4 por ciento del electorado. En las presidenciales de 2012, aproximadamente 71 por ciento de los votantes latinos respaldó al Partido Demócrata y al presidente Barack Obama en su reelección. Este golpe electoral hizo reaccionar al Partido Republicano, mucho de cuyos miembros se oponen a la reforma migratoria que podría legalizar la situacion de millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin autorización.

En estos momentos, alrededor de 11 millones de indocumentados viven en territorio estadounidense, la mayor parte latinos. El Congreso ha debatido una reforma migratoria integral, cuyos componentes principales son la legalización de inmigrantes y la seguridad en la frontera. La reforma tiene todavía muchos enemigos en las filas conservadoras del Congreso, a pesar de que en 2006 y 2007 figuras republicanas importantes como el entonces presidente George W. Bush abogaron por la reforma, mientras que el ex candidato presidencial republicano John McCain y el entonces senador Mel Martínez, del mismo partido, elaboraron proyectos de ley con su nombre propio, junto a demócratas prominentes como el fallecido senador Edward Kennedy. Los senadores Marco Rubio, republicano de Florida, y Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, están entre los principales autores del proyecto de reforma que ya se aprobó en el Senado y que permanece estancado en la Cámra de Representantes.

(Hernández Cuéllar, autor de la columna Cafe Impresso, es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Es también autor del libro ¡Última hora! – Manual para el consumidor de noticias de la era digital. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

Para compartir este artículo:

Deja un comentario