Portmán es una localidad de la Región de Murcia situada al sur del municipio de La Unión a los pies de la Sierra minera de Cartagena-La Unión en una bahía bañada por el Mar Mediterráneo

  • Fue fundada por los romanos en el siglo I, con el nombre de Portus Magnus (Puerto Grande), origen de su etimología actual.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En tiempos de los árabes se llamó Burtuman Al-Kabir (Burtumán el Grande). Más tarde, en el siglo XIV, en el libro de montería de Alfonso XI de Castilla aparece nombrada como Porte Mayn, y la primera referencia al nombre actual aparece en un libro de Cabildos del Ayuntamiento de Cartagena de 1590.

Hace más de 2.000 años, bajo el poder romano, la bahía de Portmán era conocida como “Portus Magnus” –el “Gran Puerto”- y desde allí partían las galeras romanas hacia la metrópoli cargadas de plata que obtenían de Cartago Nova, próspera y conocida colonia romana.

Este pequeño pueblo nació rodeado al Norte, al Este y al Oeste por el extremo sur oriental de la Cordillera Bética y bañado por una preciosa bahía natural, siendo uno de los mejores puertos naturales de refugio del Mediterráneo español.

Todo hasta que llegaron al poder, en el cual están todavía los nietos, y ya hasta biznietos de Franco, por la gracia de dios y el dinero del banco vaticano, la amalgama perfecta religión-banquero- politicastros a su servicio. Y Roberto, no se sabe si para emular al protagonista de la serie, el formidable Roberto Alcázar y Pedrín, el lavadero más grande mineral que ha existido en la pía e hipócrita Europa, cuando sabíamos que había piedras y por tanto la edad de piedra en la región de murciana no había pasado, en el año de 1957, con los permisos técnico adecuados de beneficio, según, para el medio ambiente y para el entero beneficio de una empresa francesa, Peñarroya  Cartagena, el lavadero gigante se puso a tirar residuos mineros directamente al mar a un ritmo diario de unas tres mil toneladas, que fueron ampliadas en 1990, cuando todavía quedaban piedras en la región murciana a unas 8.000 toneladas diarias, entre los aplausos de unos políticos y mandamases de mierda, y un pueblo todavía acojonado por las delaciones, las represalias, los destierros y las parcialidades de los vencedores de una contienda civil que, ni se acabó, ni se ha acabado hasta que cada cual no pague la parte de responsabilidad que le toca.

Dicen los técnicos, que unos 70 millones de toneladas fue lo que mientras se hacía más grande el cementerio de la Unión y de Portman, anegaron y cegaron una bahía mediterránea existente por siglos, entre aplausos y amenazas, medallas y puestos de trabajo, ofrecidos para cerrar bocas, que apenas se han abierto para denunciar una de las catástrofes ecológicas más brutales de las muchas que hay y ha habido en Europa; pero está de Portman, ladinamente, hasta el extremo que para que no pudiera encontrarse patrimonio alguno de la empresa Peñarroya Cartagena y regenerar a su costa la bahía- según el principio legal de que el que contamina paga -todavía anda el asunto en sesudas reuniones de garbillar agua, la gran especialidad de la autoridad política mejor pagada y más inmune del mundo: la murciana, que no ha tenido en cuenta que existen las cárceles y la justicia universal para los delitos contra la naturaleza que nos afectan a todos.

Con un experiencia de esa envergadura e incluso con el dinero que se han embolsado mucho a salud y gracia de la catástrofe más burra de toda Europa y en extremo de las más altas a nivel mundial, la crónica de una muerte por asesinato del Mar Menor, ha entrado en la misma dinámica que Portman, porque siguen habiendo piedras en la región murciana, y catástrofes ambientales como las señalas por aquí, por estas tierras, son un negocio paralelo en extremo de dineros bajo la mesa para estudios y escobas de barrer las peladuras.

 El Mar Menor  es una albufera o laguna litoral de agua salada  del mar Mediterráneo situada en la región murciana, al sureste de España. Se trata de la albufera española de mayor extensión y posee valores medioambientales que deben protegerse.

De forma semicircular, está separado del mar Mediterráneo por una franja de arena de 22 km de longitud  y de entre 100 y 1.200 m de ancho, denominada La Manga del Mar Menor. En su perímetro litoral cuenta con 73 km de costa, en la que se van sucediendo playas de aguas transparentes y poco profundas (la profundidad máxima no es superior a 7 m), y tiene 135 km² de superficie.

De norte a sur las costas que baña el Mar Menor pertenecen a los municipios de San Pedro del Pinatar, con poblaciones de Lo Pagán y Los Cuarteros. San Javier, población de Santiago de la Ribera Santiago  y la mayor parte de La Manga . Los Alcázares y Cartagena, poblaciones de El Carmoli, Los Urrutias, Los Nietos, Islas Menores, Mar de Cristal, Playa Paraiso y parte de La Manga  siendo el municipio con más extensión de costa del Mar Menor.

Tras la toma y análisis por parte de expertos en el mes mayo de 14 muestras, el estudio concluye que el Mar Menor está contaminado con ALGAS/FLORA TÓXICA y NOCIVA, pero eso no resta nada para un gobierno regional que entiende que lo primero son ellos a nivel personal y sus fabulosas retribuciones, y después siguen siendo ellos por si se ha caído al suelo alguna migaja.

Creo, sinceramente que los dos asuntos se escapan de la competencia del ámbito de una autoridad murciana que ha demostrado con creces su incompetencia en lo de Portman y en lo del Mar Menor. Desconozco cómo se puede exponer un tema de esta gravedad en las Naciones Unidas, pero desde este teclado lanzo un S.O.S. desde este diario para que las dos brutalidades ambientales acaecidas en la región murciana entren a ser consideradas por la Organización de Estados, entre otros asuntos para que no tenga que ser el dinero público el que resuelva las burradas de los contaminantes, y que le ley que existe para los granujas del mundo entero, se aplique aquí, y cada palo que aguante su vela.

Salud y felicidad. Juan Eladio Palmis.

Deja un comentario