París, 6 de enero de 2017.

Querida Ofelia:

Ayer al fin pude ir a la espléndida Iglesia de La Madeleine, quería ver el ya célebre polémico Pesebre, obra del escultor francés Samuel Yal.

Te confieso que me dejó perplejo. Está situado a la izquierda del altar mayor. Sus dimensiones son de 3 metros de ancho por tres de profundidad y cuatro de altura. Las paredes están compuestas por cortinas negras y el techo por madera pintada del mismo color. Recordé el horno que había en el patio de mi abuela Aurelia, en el pueblo de Camajuaní, en el que mi tío Zoilo asaba los cerdos.

El Niño Jesús es de cera blanca y está representado desnudo en posición fetal, no está claro si duerme o está muerto. Se encuentra situado al centro de una especie de nido de tiras de papel de fotografías picoteadas, o quizás sea un cráter de volcán.  Sobre Él vuelan catorce brazos con manos y dos manos, todos de cera blanca, lo que da una idea de que sean brazos de brujas o aves de rapiña que se preparan para el festín. ¿Se habrá inspirado el artista en el cuarto período de la obra del gran  Goya, cuando pintaba brujas, machos cabríos, etc., a orillas del Manzanares?

No hay ningún personaje, están ausentes: la Virgen María, San José, el Ángel, los Reyes Magos, los pastores. Tampoco aparecen: el buey, el asno, las ovejas, la estrella, etc.

Solo hay dos colores: el blanco y el negro. Alrededor del nido del Niño se encuentran esparcidas numerosas fotos fundamentalmente de asesinos y dictadores como: Stalin, Hitler, Fidel Castro, Che Guevara, Lenin, Mao, Franco (sobre su rostro aparece una cruz roja, es la única nota de color del pesebre),  Brejnev, varios generales nazis como Himmler y Heidrich, etc.

La foto del profeta satánico Charles Manson se encuentra muy cerca del Niño. ¿Será a causa del asesinato llevado a cabo por su secta satánica de Sharon Tate, cuando ésta se encontraba en el octavo mes de estado? Su feto de ocho meses le fue sacado del vientre a puñaladas.

Entre tantas fotos de figuras símbolos del terror, se encuentran también las de: Kennedy, Madre Teresa de Calculta, Ana Frank y el abate Pierre. En ninguna foto aparecen personalidades de las artes o espectáculos.

Estuve sentado durante 45 minutos en la primera fila de las sillas de la iglesia, para poder observar las reacciones de las personas que se acercaban al  macabro Pesebre. Hay cuatro reclinatorios para poder rezar de rodillas, pero nadie lo hizo. También hay un candelero de hierro para colocar las velas encendidas que se podían tomar de dos cajas que están situadas bajo el mismo. Pero solo vi tres velitas encendidas.

Le pedí la opinión a varias personas que se sentaron cerca de mí después de haber visto el Pesebre. Sus respuestas fueron:

-Es muy difícil comprender lo que quiso decir el artista.

-Para mí es una aberración.

-No tiene sentido, los curas de esta iglesia deberían de sentir vergüenza.

-Parece algo satánico.

-Y pensar que lo hacen con el dinero que nosotros ofrecemos a esta iglesia.

-Una vergüenza. Por eso estamos como estamos en Francia.

-Lo encuentro muy original, me divierte. De todas formas yo no creo en nada de ésto.

-Los curas actuales son capaces de cualquier cosa.

-Me encantan esos brazos blancos de cera, me recuerdan los guantes de Gilda.

Tengo la impresión de que es la primera vez, desde que San Francisco de Asís creó el primer Pesebre de la historia en Greccio (Umbria) en el 1223, que la blasfemia se impone en una iglesia por medio de una obra artística que supuestamente representa el Pesebre o Belén.

¿Quién le hubiera dicho al Che Guevara o a Fidel Castro –éste último a solo un mes de su muerte-, que serían llevados a los altares en un Pesebre de la espléndida iglesia parisina de La Madeleine?

Puedes ver las 34 fotos que tomé en los álbumes de mi página de Facebook: Félix José Hernández Paris.

La Iglesia de La Madeleine mantendrá el polémico Pesebre hasta el 2 de febrero de 2017, todos los días de 9 y 30 a.m. a 7 p.m.

Y así van las cosas por estos lares.

Te deseo un muy Feliz Día de Reyes.

Félix José Hernández.

Deja un comentario