ENCUENTRO ENTRE FAURE CHOMON Y GUTIERREZ MENOYO EN EL ESCAMBRAY

Eloy Gutiérrez Menoyo en el Escambray con su M-3 en 1958.

París, 6 de diciembre de 2015.

Querida Ofelia:

Te envío otro de los testimonios del ex guerrillero del Segundo Frente del Escambray Miguel García Delgado, que pude obtener durante mi viaje a la capital cubana del exilio en el pasado verano:

“Después de fracasar en sus planes en La Habana, el señor Faure Chomón Mediavilla, marchó al Escambray en el mes de julio de 1958.

Chomón fracasó en la capital ya que no pudo atacar por segunda vez el Palacio Presidencial, lo cual era su obsesión. Entonces, se quiso robar nuestro frente de guerra. Menoyo se enteró de las intrigas de Faure en el campamento de Dos Arroyos. Allí Menoyo había formado una guerrilla subordinada a Rolando Cubela. En aquel destacamento también se cuidaba a Cubela ya que se encontraba enfermo.

Aquella era una guerrilla del Segundo Frente a la que pertenecían Tony Santiago, Joaquín Milanés, Cesar Páez, Ramonín Quesada, Tin Tin Argüelles, Víctor Dreke, Miguel (alias el flaco), el Cuchillero, Juancito Martínez, Julio Castillo y otros. Todos eran oriundos de Placetas y afines con Rolando Cubela.

Eloy llamó a la guerrilla de los camajuanenses y en unión de otros rebeldes partimos hacia Dos Arroyos. Cuando llegamos, Eloy saludó a los allí presentes y llamó a Faure Chomón. Los dos se reunieron en un cuarto de la casa de la familia Naranjo y conversaron, pero al no poder ponerse de acuerdo, Eloy salió y en la cocina delante de todo los que estábamos allí le dijo a Chomón:

– « En la última carta que me escribiste me decías que tenías un M-3 que había pertenecido a mi hermano Carlos y que me lo traerías al Escambray ¿Dónde está ese M-3? »

Faure le replicó:

-“Lo tiene el Magnífico”. Creyendo que a Joaquín Milanés (alias el Magnífico), que tenía fama de ser hombre de valor, Menoyo no le reclamaría el fusil.

Yo escuché cuando Menoyo le dijo a Faure:

-“¿Tú ves este clavo en este tronco? Voy a despedirme de la familia Naranjo, cuando regrese si no está aquí el M-3, se lo quitaré al Magnifico”.

Yo se lo comuniqué al resto de la guerrilla y todo nos pusimos en guardia. Cuando Eloy nos informó que nos marchábamos, lo seguimos. Entré a la cocina de la casa de los Naranjo con él y allí, en un clavito, estaba el M-3. Menoyo lo recogió. Cuando salimos al patio de la casa, Menoyo reunió a la tropa. Éramos unos 40 y nos informó:

“Compañeros he decidido irme del Escambray y formar un frente de guerra en Pinar del Río, los que quieran quedarse aquí lo pueden hacer”.

En aquel momento crucial, todos los allí presente que éramos miembros del Movimiento 26 de Julio, nos reunimos y acordamos que como Fidel había mandado una carta diciendo que si se nos ponía mala la cosa en Escambray nos dirigiéramos hacia la Sierra Maestra, por unanimidad acordamos partir hacia la Sierra Maestra. Por votación unánime nombramos a Manuel Sábalo como nuestro capitán en jefe de grupo. Allí con Faure no se quedó ninguno de los que habíamos llegado con Eloy.

Eloy Gutiérrez Menoyo escogió a un grupo de oficiales y se marchó de Dos Arroyos. Nosotros partimos rumbo a la Sierra Maestra, pero cuando estábamos llegando a Banao recibimos un correo de Menoyo, en el que nos peía que regresáramos a Nuevo Mundo. Las otras guerrillas y sus capitanes no aceptaron lo de Menoyo y dijeron que el frente del Escambray seguiría igual, que estaba abierto a todos los revolucionarios sin distinción de credo ni de ideas políticas.

Cuando Menoyo les informó a todos los capitanes de la guerrilla que se iría del Escambray, ellos se reunieron y nombraron una comisión para informarle a Fidel de los problemas con Faure. Entonces, los capitanes del Segundo Frente escogieron a Víctor Bordón, Anastasio Cárdenas, Arroyo y a otros todos del Movimiento 26 de Julio, para que marcharan hacía la Sierra Maestra, con la misión de explicarle a Fidel Castro, el problema que teníamos con Faure Chomón”. Miguel García Delgado

Un gran abrazo con cariño y simpatía desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Hispanista revivido.