Errejón enrejado

El podemita se encuentra fuera del aire y  se comenta que está diseñando una riposta “a la altura de las circunstancias”

Miriam Muro, LD

Íñigo Errejón ha decidido tomarse un tiempo para reflexionar tras el cese este martes por la noche de su mano derecha, Sergio Pascual. El número dos de Podemos evitó este miércoles aparecer en público y, todo parece indicar, que este jueves tampoco se le podrá ver.

La decisión de cesar a Sergio Pascual, tomada personalmente por el propio Pablo Iglesias, cayó este martes como un jarro de agua fría entre los dirigentes de Podemos más cercanos a Íñigo Errejón.

Con este paso, la división que se vivía en el partido desde hace meses, que se vio agravada por las diez dimisiones de miembros de la cúpula madrileña, no hizo más que crecer, provocando así una de las peores crisis internas en Podemos desde su creación.

Fuentes del partido explican que Errejón mostró este mismo martes su completo desacuerdo con el cese de Sergio Pascual, pero de cara al público ha optado por guardar silencio para no perjudicar más a su partido.

Al que tampoco se ha podido ver desde el pasado martes ha sido al propio Sergio Pascual que tendrá que volver en algún momento al Congreso de los Diputados, ya que mantiene su acta aunque esté fuera del aparato del partido.

Mientras tanto, otros miembros del partido como Carolina Bescansa, Irene Montero o Rafael Mayoral prefieren echar leña al fuego y cargar de forma continua contra el trabajo que ha realizado Pascual en estos casi últimos dos años.

Hispanista revivido.