España dijo: ¡Serviré!

Dios necesitaba una hazaña…y sus ángeles miraron a España

Patricio Lons

Viendo estas imágenes pienso en la enorme cantidad de almas de frailes, soldados, marinos, Adelantados y artesanos, valientes hombres y mujeres cargados de sueños y temores, de ilusiones y de inquebrantables espíritus llenos de fe que dejaron su península natal; y pienso en sus madres que quedaron con el corazón angustiado, en sus padres que con orgullo noblemente henchido escondían su pena e imagino a alguna novia que quedó esperando una palabra empeñada… para decidir, caminando hacia el sol que allá lejos moría sobre el azul del mar, levantar las columnas de occidente más allá de las de Hércules y poder quitar con arrojo filial una de las palabras que en ella Fernando el católico había escrito, el Non de la historia, esta vez humano y no angélico,y con esta obra se hermanaron con su rey en un abrazo para toda la historia, mostrando que las gentes de Tartesos, estaban llamadas a servir en la gran obra de la Providencia de una manera que predecía los famosos versos de José María Pemán.

Dios necesitaba una hazaña…y sus ángeles miraron a España.

Y como un solo hombre en un firme grito, que identificó su nobleza para siempre, que hizo hidalgos a todos sus hijos, España miró al Cielo y dijo, ¡aquí estoy, yo serviré!

Hispanista revivido.