España, tercer socio comercial de Cuba en el mundo, primero en Europa

España es actualmente el tercer socio comercial de Cuba en el mundo y el primero en Europa, por eso debe y tiene que hacer valer sus derechos a las indemnizaciones, igual que lo hacen los Estados Unidos

La Isla tiene una importante presencia de inversión extranjera. A día de hoy el turismo es uno de sus principales motores económicos, en el cual cerca del 70% de sus hoteles están gestionados por compañías españolas. También existe una importante comunidad integrada con cerca de 200 sucursales de económicas.
Galicia también tiene una fuerte presencia en la economía cubana. En el primer trimestre de 2016, medio millar de empresas gallegas exportaron a la Isla bienes y servicios por valor de más de 7,5 millones de euros.
Históricamente, muchos gallegos fueron quienes emigraron a Cuba en busca de una vida mejor, pues Galicia era una de las zonas más atrasadas de España. Según un estudio publicado en la obra «Xente do Rodicio», cerca del 80% de las más de 300 escuelas creadas en Galicia entre 1905 y 1930 fueron financiadas por emigrantes gallegos en Cuba. Los emigrantes hacían llegar a sus localidades natales dinero, material escolar y mobiliario.
Aunque toda la geografía gallega se benefició de esta iniciativa, la provincia de Lugo fue la que vio proliferar un mayor número de colegios. Fue consecuencia de que de allí partían la mayor parte de los emigrantes gallegos en dirección a La Habana. Puede decirse por lo tanto que gran parte del analfabetismo gallego desapareció gracias al dinero de los gallegos en Cuba, lo cual ayudó a la región a equipararse poco a poco con el resto de comunidades, salvándo el triángulo industrial Madrid-Bilbao-Barcelona.

Emigrando a Cuba en el siglo XIX

La inestabilidad política y económica de España durante la segunda mitad del siglo XIX se reflejó en el auge de la emigración hacia «Las Américas», donde Cuba era uno de los principales destinos. Los españoles viajaban a estos territorios para trabajar la tierra y buscar acumular riqueza, con el sueño de algún día sacar a sus familias de la miseria.
Tras la caída del imperio español con la independencia de Cuba, se vivieron unos años muy marcados por la crisis y un contexto de negativo muy generalizado con respecto a España como país. Esto constituyó un factor clave de la aparición de nacionalismos contemporáneos como el vasco, el catalán, el gallego o el propio español. Durante las siguientes décadas, los ciudadanos españoles se verían sometidos a continuas represiones por parte del Estado, por lo que muchos se vieron obligados a huir del país.
Del otro lado del Atlántico, entre las comunidades españolas, destacaban los asentamiento de gallegos, que pudieron manifestar libremente sus sentimientos hacia lo propio. Su tierra natal. En Cuba se izó por primera vez la bandera gallega en 1904. Además, su Himno también se cantó en la Isla antes que en ningún otro lado. Incluso la Real Academia Galega tiene su origen en suelo caribeño.

Hispanista revivido.