El autor propone, dada la situación de degradación de las condiciones de trabajo de los artistas, la creación de una agencia de contrato temporal para políticos.

Estaba pensando el buen negocio que sería en una gran patria como es España, sin salirse de la raya para nada, de darle a nuestros gerifaltes la misma medicina que nos dan ellos, con la misma cuchara y en la misma dosis:

Ahora todos los servicios laborales y chupeteos (menos los de los clubs de alterne) están contratados a los amiguetes, los cuales tiene empresas de las modernas y cojonudas del llamado trabajo temporal, porque si lo llamas trabajo mierda o trabajo de esclavitud, eres un perfecto grosero.

Pues bien: Se podía constituir a nivel nacional y que tenga aplicación en territorio extranjero (incluida, como no, Europa) una empresa de TRABAJO TEMPORAL DE POLITICOS, de tal modo que cuando un ayuntamiento necesite un alcalde, la empresa se lo suministre; cuando la patria necesite un presidente, pues lo mismo. Que se necesita un rey porque es una monarquía, pues se mandan tres o cuatro candidatos desde la empresa, y el que hable más tiempo repitiendo siempre lo mismo sin que solo despierte el interés de algunos periodistas a sueldo, ese podía ser un buen candidato a rey.

Sería, por tanto, hacer lo mismico que hacen ellos con el mundo del trabajo y sus jornales: contratar con empresas de trabajo temporal la faena que sea, pagarle a la citada empresa, y que ésta sea la que le apriete los güevos o el chichi (depende) a los trabajadores. Asunto legal que permite que, por ejemplo, si Correos hace huelga y no lleva las cartas, la culpa es de la empresa esa norteamericana que vino a España a perder dinero, a regalarnos dinero, como vienen todas desde la bendita hora que entremos en Europa y comenzamos el glorioso camino de ser un país avanzado y civilizado.

Con las embajadas, lo mismo. Y claro, algo así tan versátil y moderno, tan capitalista y reflejo fijador de la realidad laboral, le permitiría a la empresa de trabajo temporal con aplicación exclusiva a la política, poder contratar para presidentes o reyes, o ministros, o gobernadores, a gente que esté en activo en el extranjero y dándole más de lo que ganen donde estén ejerciendo ahora, se pueden venir a ejercer en España, que normalmente salvo este verano que el sol está cayendo con mucha mala leche por culpa, claro está, de los incendios forestales provocados por pirómanos, porque todos sabemos que los bosque españoles están hechos unos palmitos de limpios y bien cuidados, aquí, en este gran país, capaz de robar sus políticos una media anual que supera los cincuenta mil millones de euros, hace un buen clima y se respira un futuro acojonante.

Leticia y Miriam, artistas de Falmenco.

Todo es cuestión de hacer la empresa de trabajo temporal de empleo para políticos incluidos altos funcionarios y diplomáticos, tan legal y tan beneficioso como los legisladores han tenido muy en cuenta cuando poco a poco han conseguido hacer un mundo laboral esclavo y no tener que hacer ni un céntimo de desembolso en comprar cadenas, ni tener que darle de comer en gamellas como en tiempos se solía hacer, y, para que todo estuviera en orden, obligarlos a oír mesa todos los domingos y fiestas de guardar, y en los descansos adoctrinarlos para que supieran apreciar la gracia de la redención que se le estaba aplicando a la vida de cafres que llevaban antes cuando estaban en la selva.

Estoy convencido que en países tan avanzados en legislación laboral como es España, con unos sindicatos que se rompen por los garrones de fuertes que están socialmente, y por una masa obrera que actúa con la elemental premisa que hay que votar a los ricos porque como ya tienen dinero no roban (se pueden poner cientos de casos porque el dinero negro en sobres, no es robar) la citada empresa de trabajo temporal para políticos y diplomáticos sería algo muy beneficioso para nuestro gran país; exactamente igual que lo está siendo la empresa temporal de empleo para jornaleros y empleos de los llamados de piojillo, excepto el altruista trabajo de tertulianos para radios y televisiones.

Una aportación patria semejante no debe de caer en el olvido del cajón de los asuntos muertos, puesto que este gran país siempre ha tenido un gran cariño y lo mantiene vivo y con fervor, hacia cualquier fórmula que ahorre dinero a la patria como fue durante las variadas guerras que los españoles de cupo, los que tenían dinero y pagaban para librase de ir a ellos, todavía se puede leer en muchos medios de comunicación de entonces el tremendo beneficio y el sacrificio que hicieron muchas familias de hondo espíritu cristiano que no dudaron en darle dinero a la patria, para librar al hijico…(lo ponéis vosotros).

Es de esperar que pronto este funcionando tan beneficiosa empresa de Trabajo Temporal en exclusividad laboral para políticos y puestos diplomáticos, y así estamos todos beneficiados en lo parejo.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis.

1 COMENTARIO

  1. El poema está adaptado y dedicado a mis dos nuevas amigas andaluzas Leticia y Miriam: Arte impresionante, todavía mucho más que su belleza.

    ABRIR

    ¡Abrir los ojos
    solo para mayo!
    gritaba el poeta,
    loco,
    fuera de si,
    cuando se abrió
    la flor
    por primavera.

    Abrir la puerta
    de tu casa
    para que sea la casa
    de tus cosas
    y las mías,
    mujer, mujeres
    de aliento,
    grito yo
    para todo el tiempo,
    porque tu solo respirar
    en el recuerdo,
    y el bailar
    airoso
    de tu cuerpo
    llega a mi almohada
    y me ahoga.

    Y al abrir mis manos
    al aire de mi cuarto
    y palpar
    de la memoria,
    el arte que hacéis,
    hermanas Leticia y Miriam,
    dulce sin azúcar
    ni chocolate;
    sin melaza
    ni caramelo,
    no es nada fácil,
    porque
    desde entonces
    nada se
    de otro
    que pueda ser
    mejor
    en dulzor
    y quede
    tan atrapado
    y lleno de sabor
    por una boca.

    Abrir,
    grito yo
    desde mi verso,
    para que todo
    lo que esté
    cerrado,
    opaco,
    oscuro,
    apagado,
    coja luz
    y se abra
    con un amor
    de locura
    como el que empezó,
    seguramente,
    cuando el hombre
    comenzó
    a contar el tiempo
    de floración
    en floración
    de la manigua
    como calendario.

    Abrir también,
    lo que ya esté
    abierto,
    desparramado;
    lo tirado por el suelo,
    lo olvidado
    en cualquier parte,
    al doblar
    una esquina,
    al talar un bosque,
    o una selva,
    al incendiar
    el cofre
    donde alguien guarda
    el guardián
    de lo guardado.

    Y al final de todo,
    está el camino del arte,
    Leticia y Miriam,
    hermanas,
    un camino,
    sin dar la vuelta,
    con el paso claro
    del que le puede al tiempo,
    y abierto
    de par en par
    tiene
    el sueño
    que nunca tuvo
    ni soñando.

Deja un comentario