Española de Cuba podrá ¡al fin! viajar a España

Tres años después de haber comprado los billetes, una mujer podrá volar desde Cuba hasta Madrid para pasar las vacaciones con su hermana y conocer España.

  • El relajo que hay en ese consulado no tiene perdón de Dios.

El Tribunal Supremo ha decidido revocar la decisión del consulado español en La Habana de negar un visado de 60 días a una mujer para venir a Madrid a visitar a su hermana durante el verano de 2014: el consulado entendió que existía un riesgo de que decidiese quedarse en nuestro país, y la Justicia española lo niega, teniendo en cuenta su arraigo familiar y laboral en Cuba, donde trabaja como bibliotecaria.

Según la sentencia del Tribunal Supremo, el consulado español en La Habana le denegó en el verano de 2014 el permiso de estancia corta tipo C para venir 60 días a Madrid al “no haberse podido establecer su intención de abandonar el territorio de los Estados miembros antes de que expire el visado”. Es decir, por sospechar que la mujer, bibliotecaria en la localidad de Pilón, en Granma, podía estar por ejemplo encubriendo una reagrupación familiar para no volver nunca más a Cuba.
Unos argumentos que, tres años después, ha rechazado la Justicia española: primero fue el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y ahora el Tribunal Supremo los que estiman los recursos de la hermana de la mujer por entender que tiene suficiente arraigo en Cuba como para no sospechar que vaya a intentar quedarse en nuestro país. La mujer presentó, según los jueces, “unos documentos que prueban el arraigo familiar y laboral que tiene en Cuba”, que por ejemplo demuestra que está casada y que tiene dos hijos y que trabaja para la Dirección Municipal de Educación de Pilón.
En la práctica, con esta resolución firme en la mano la mujer ya puede solicitar con garantías de éxito el visado para venir a España a visitar a su hermana en Madrid durante dos meses, tres veranos después de haber comprado los billetes. Pedro Fernández Bernal es el abogado que ha llevado el caso en representación de la mujer residente en Madrid, que reclamaba el permiso para que su hermana pudiese venir a España durante 60 días.

Hispanista revivido.