Españoles de Cuba: Los hermanos Fanjul

Estos amigos de la realeza española pretenden liderar el deshielo Cuba-Estados Unidos

Los abuelos de la familia Fanjul provenían de Asturias y de Burgos

El rey emérito Juan Carlos I siempre elige bien sus amistades. La pérdida de influencia en los últimos tiempos de su antaño gran amigo Alberto Alcocer, ha sido reemplazada en la cercanía del ex jefe de Estado por una serie de relaciones transatlánticas alimentadas por frecuentes a un punto muy concreto del mar Caribe: República Dominicana. ¿Quién ese nuevo gran amigo que espera al Borbón en tan paradisiaco destino? Nada menos que Pepe Fanjul, miembro de una influyente familia  cubanoamericana dueña de Domino Sugar, una de las compañías más grandes del mundo del sector azucarero, cuya propiedad comparte con su hermano Alfonso.

En la hacienda familiar situada en Casa de Campo, el lugar más rico del país, casi un Estado dentro del Estado, Juan Carlos ha compartido mesa y mantel en varias ocasiones con lo más granado del poder político y económico hispanoamericano. De una reunión celebrada en mayo del año pasado se hacía eco el diario local El Nacional, que daba cuenta de una lista de invitados como para quitarse el sombrero: Felipe González, Carlos Slim, Fernando Henrique Cardoso (expresidente de Brasil) o el empresario venezolano Gustavo Cisneros.

Los amigos del rey son poderosos, con acceso directo tanto al Partido Demócrata como al Republicano

En esas mesas, entre guayabas y cajuiles, degustando la rica cocina caribeña, se ha hecho fuerte la relación personal de Juan Carlos I con los poderosos Fanjul, una de las familias empresariales más influyentes de Estados Unidos, con estrechas relaciones con varios de los presidentes que han desfilado por la Casa Blanca. Según ‘Page Six’, en ese ambiente se habla mucho de arte y cultura, pero también de política, y de política exterior norteamericana, en particular del deshielo que están experimentando las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, un tema que toca directo en el corazon de la familia Fanjul, cubanos exiliados y enfrentados desde hace décadas al Gobierno castrista.

Una entrevista a Alfonso Fanjul parecida en ‘The Washington Post’ a principios de 2014 oficializó el cambio de postura de la familia, hasta entonces enemiga mortal de los hermanos Castro. “Quiero volver a mi lugar de nacimiento y ayudar al desarrollo de Cuba. Pero para ello necesitamos que el Gobierno cubano cambie su forma de pensar”.

La historia de un enfrentamiento

La historia de la familia Fanjul, especialmente de los hermanos Alfonso y Pepe, resume a la perfección el enfrentamiento entre Cuba y Estados Unidos que ha ocupado la segunda mitad del siglo XX. Cuando Barack Obama pise este lunes suelo cubano, estará un poco más cerca el sueño perseguido por la familia Fanjul desde que huyeran a América en 1960 tras las primeras medidas confiscatorias de propiedades ordenadas por la pareja Fidel Castro-Ernesto Guevara.

Los abuelos de la familia Fanjul provenían de Asturias y de Burgos

Un año antes de salir de la isla, cuando Alfonso Fanjul tenía 23 años, los revolucionarios entraron en su casa para anunciarles que todas sus posesiones azucareras quedaban intervenidas. Su familia era una de las más ricas de Cuba, una fortuna que iniciaron sus abuelos españoles (de Asturias y de Burgos) y que fue continuada por sus padres. Ante tamaña afrenta, los Fanjul decidieron salir por pies hacia Florida, donde, tras años de duro trabajo, volvieron a levantar su imperio azucarero hasta el punto de que en 1997 se hablaba de que dos de cada tres cucharadas de azúcar consumidas en USA provenían de sus empresas. Sólidamente asentados en los Estados Unidos y desarraigados de su isla natal, el sueño de los Fanjul, sin embargo, ha sido siempre volver a la isla y “reunir a la familia”. Y ello con independencia de su credo político, dado que el primogénito y presidente de la compañía, Alfonso, es un reconocido contribuyente a las campañas del Partido Demócrata, mientras que Pepe, el gran amigo del rey español, lo ha sido del Partido Republicano.

En estas lujosas haciendas dominicanas, y en presencia de González y del ex monarca, se están gestando los grandes negocios de futuro en el continente americano, tal y como reconoció el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, al que también invitaron al evento: “Así como Cornelius Vanderbilt, John Rockefeler, Andrew Carnegie, J. P. Morgan y Henry Ford fueron los reales constructores del progreso económico de los Estados Unidos de América, son ustedes, amigas y amigos empresarios latinoamericanos que se encuentran reunidos aquí hoy, los llamados a construir el progreso económico de América Latina”.

Hispanista revivido.