París, 26 ago (PL) La economía francesa se estancó en el segundo trimestre del año al permanecer estable, cuando se esperaba un crecimiento de 0,3 por ciento, confirmó hoy un reporte del Instituto Nacional de Estadísticas (Insee).
El informe ratifica la cifra adelantada a finales de julio de crecimiento nulo, así como la interrupción brusca de la tendencia al alza registrada en el primer trimestre, con un aumento de 0,7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con el Insee, el estancamiento se debe principalmente a una ralentización del consumo de los hogares y una caída de las inversiones y la producción, afectada por los movimientos sociales en oposición a la ley del trabajo.

De abril a junio, los gastos en inversiones cayeron 0,2 por ciento, el sector de la construcción retrocedió 0,5 y los servicios comerciales disminuyeron 0,4.

Estos resultados negativos del segundo trimestre pueden poner en peligro el objetivo del gobierno de crecer este año 1,5 por ciento.

En declaraciones a la cadena de televisión RMC-BFMTV, el primer ministro Manuel Valls ratificó ayer que se espera un aumento del PIB de 1,5 por ciento en 2016, y una cifra similar en 2017.

‘Para eso necesitamos crecimiento en el tercer y el cuarto trimestre de este año, creemos que eso es posible’, afirmó.

Deja un comentario