No deja de ser curioso que la Europa de las vírgenes, que tiene una virgen para cada caso, que se sepa, no tiene ninguna que esté bajo la advocación para evitar la guerra y el hambre

Lo bonito que tiene Europa, la Unión Europea al día de hoy, es que sin estar unidos nada más que en la validez de los billetes de quinientos euros, ya circulan consejos y consejeros, documentos, tratados y tratadistas, y demás gaitas para una licenciatura o doctorado en los inacabables asuntos europeos.

En vez de decirnos la verdad de la realidad existente de las dos Europas, una sin vírgenes, la llamada Europa protestante, y la otra con vírgenes, nos hablan de la Europa de las dos velocidades, cuando en realidad no se ha cerrado todavía la tremenda herida abierta del famoso y piadoso eje Madrid- Varsovia- Vaticano, enfrentado al otro eje, el Franco- Alemán,  que pretendía el primero una Europa al estilo medieval del mando papal en ella, donde no se moviera un palillo económico sin que la autorizada la santidad de los católicos.

El otro eje europeo sin vírgenes, el dicho Franco-Alemán, pretendía y pretende una Europa laica, bajo la premisa del que quiera cura que se lo pague. Y como tal asunto saca de sus santas casillas a los vaticanistas, que entiende que el clero contiene mejor la pobreza que el famoso paraguas antimisiles de misiles de los rojos, la cosa está en la desagradable espera de que por aburrimiento provocado por la tremenda pobreza y desigualdad social, llegue un momento que dé todo igual, y, al final, la Europa Católica Unida entorno al Vaticano, triunfe.

Pero, de momento, resulta que lo que se está yendo al puro carajo de la pobreza, tal y como estaba previsto desde el Tratado de Lisboa de diciembre del 2.007 (hace ya, casi, 10 años) es el eje de los países de las vírgenes, a los que se les amenaza, caso de Grecia, caso de España, de que han bebido mucho en la barra europea y no se puede ir hasta que no paguen, no ya sus convidadas, sino lo mucho que beben los del eje Franco-Alemán, los cuales, de Lisboa para acá, la cosa no les ha ido bien, pero tampoco les ha ido tan sumamente mal como a los del eje de las vírgenes, que están ya derretidos sin mantecas por culpa del gastazo que significa Europa.

Y no deja de ser curioso que la Europa de las vírgenes, que tiene una virgen para cada caso, que se sepa, no tiene ninguna que esté bajo la advocación para evitar la guerra y el hambre; no existe  la virgen de la paz, la anti-guerra, ni la anti-hambruna, entre las miles que hay; y tampoco una preparada ya de antemano para la Unión Europea, señal de que la cosa no va de medio siglo para el siguiente.

La Europa de las vírgenes, Polonia, Grecia, España, algo de Italia, mucho de Portugal y de Irlanda, desde que empezó la milonga europea, sin entrar en macro análisis, se puede a simple vista ver la gran diferencia en negativo, en involución pura y dura, que ha sufrido cualquier obrero o jornalero, o funcionario, o profesión liberal, de antes de que existiera el Euro, a lo que existe en la realidad en este minuto en el que trabaja el teclado; mientras que un miembro de la Europa sin vírgenes sigue disfrutando de mayor poder adquisitivo y puede venir a comer cigalas y a presumir de rico a la Europa de las vírgenes. Y, cuando lo interrogas, resulta que tiene un historial laboral e intelectual muy por debajo, generalmente, del mozo o la moza que lo está sirviendo en la mesa.

Inglaterra, isla sin vírgenes, que vio el mamoneo que se traían y el gastazo que significa lo de la Unión Europea Católica a revienta miembros, sin un programa de hechos definidos, sin una voluntad real de crear tal Unión, supuesto que la Europa de las vírgenes no es autónoma para decidir, se marcho de la fiesta, y nada sabemos si pagó o no lo que se había bebido, porque siguiendo la tónica ensayada y muy conocida, los eurodiputados de la Europa de las vírgenes están mejor pagados, en valores absolutos y relativos que sus colegas de la Europa sin vírgenes, aunque tampoco se quedan mancos, y nunca lo van a decir, porque ellos mientras haya Europa al sur con vírgenes para sacarle a su gentes (véase Grecia, véase Portugal, véase nosotros, y menos por los impuestos véase Dublín) hasta las mantecas, van a decir que como Europa en Constitución Perpetua, no existe nada.

Acaba de llegar a Europa el Usa de la tortilla francesa puesta a enfriar en la cabeza, fiel reflejo de la Atlanticidad, la disculpa para joder desde otra vertiente la Unión Europea, y ha llegado dando empujones ante unos mandatarios políticos que, fruto de sus malos hechos, van y vienen de Europa a sus cortijos, bien comidos, bien bebidos, y durmiendo en cama, que ni cuentas le echan al hecho que los siglos pasan y la Europa Unida no avanza ni un gramo en espera de que todo quede atado tal y como atados están los países de las vírgenes, que mientras les quede resuello seguirán sacando los santos en procesión, porque les dicen que la calidad de vida no viene con la ciencia y tecnología y la cultura, la calidad de vida viene con los milagros y las apariciones pastoriles.

Y nosotros reventado, Portugal reventado, Grecia reventando…Y el eje franco-Alemán exigiendo que las gambas que les servimos peladas, sean frescas, y que los camareros vayan vestidos de luto, como la Casa de Austria.

Salud y Felicidad. Juan Eladio Palmis

4 COMENTARIOS

  1. DA IGUAL
    Da igual,
    pero no siento para nada,
    que haya un algo de verdad
    en que día y noche,
    están trabajando
    para unir Europa.

    Se que da igual,
    pero es lo que siento,
    parece como si se estuviera
    esperando
    la sequía total,
    sin sustancia,
    sin criterio,
    y cuando surja en mayoría
    la Europa de los pobres
    totales,
    a experiencia de inquisición
    y expulsión,
    a experiencia de cruzadas,
    la Europa católica cristiana,
    nada de laica,
    salga adelante,
    unida en lo de pagar al papa,
    que está esperando,
    agazapado,
    sin miedo a las velocidades
    de Europa,
    porque las vírgenes
    subvencionadas,
    serán las que harán la Europa
    de la gracia,
    de las apariciones,
    la Europa del Sur,
    de milagros y pastores,
    y resignación,
    como tiene que ser.
    de pobreza católica cristiana.

  2. Entre las cosas más emotivas que le puede acontecer a una persona que llena renglones, es que alguien de tu volumen intelectual hable con aprecio de lo que escribes. Muchas gracias María.

Deja un comentario