Fabricando la identidad nacional

No hay similitudes entre el nacionalismo catalán y el nazismo alemán

 

de Catalibanes

Ninguna, ni la más remota; por mucho que algunos se obstinen en buscarlas.

No son en absoluto comparables, ni en sus métodos ni en la escenificación de sus multitudinarias movilizaciones.

Tampoco en su iconografía.

Desconozco a quién puede habérsele ocurrido tan disparatadas ignominias.

Pero albergo el convencimiento de que tales acusaciones responden, sin duda, a un ánimo infamante contra esa nobilísima y democrática opción ideológica de la Cataluña de nuestros días.

Y creo que es así porque resulta imposible encontrar puntos en común entre ambos movimientos políticos.

¡Como si alguna vez hubiera podido alguien demostrar lo contrario, vamos!

Nuestra postura ética, la mía y la de todos, no debe ser otra que la de hacer prevalecer la verdad negando cualquier semejanza.

Combatir esas malintencionadas analogías sin descanso, con denuedo, vigorosamente… más aun, ¡febrilmente! En todo momento, circunstancia y lugar.

Desmentirlas, sea cual sea la clase de mentes calenturientas de las que provengan.

A mí se me hace muy difícil comprender cómo puede haber gente capaz de inventar maledicencias así, la verdad.

Sirva la presente aclaración como comunicado oficial de este sitio web y procúrese en adelante su máxima divulgación a iniciativa de los amables lectores que lo deseen.
En Cataluña, a primero de septiembre del año de Nuestro Señor de dos mil quince.

Hispanista revivido.