Durante las fiestas todos pierden la cabeza pero en la capital alemana las cosas fueron diferentes este año

La página digital, ‘Los Observadores‘ acaba de publicar un reportage de fotografía tomadas en las calles de la capital alemana donde visiblemente la noche estuvo permeada por incidentes de diverso tipo, incluyendo disparos al aire de algunos inmigrantes borrachos.

La osadía del fotógrafo que pasó la noche recorriendo las calles en Neukölln le costó cara, pues según el reporte terminó con la nariz rota. ¿Qué significa la San Silvestre?, se preguntan ‘los observadores’. La época de beber champán y encender velitas parece definitivamente pasada de moda, al menos en la Hermannstrasse donde los fuegos artificiales se convirtieron en armas de fuego y los cohetes no brillaron el cielo sino que explotaron por las calles de la ciudad.

Deja un comentario