Buenos días Palmaris preocupados, temerosos e incluso expectantes.

Armar del pueblo a una parte,
armar a quinientos mil
lleva a la guerra civil
sin nada que lo descarte.
Desenterrado el Dios Marte,
la orgía de destrucción
consumirá a esa nación
y dejará como herencia
un crimen en la conciencia
y un foso en el corazón.

Salud para los enfermos y dicha para los desdichados.

Me alegro un webo de la cara de ver de vuelta al gran Cami.

Climilla nublado, ventoso y frescuco en Valencia; ayer una granizada arrasó Requena y Utiel.

Sit tibi dies levis

Deja un comentario