Los Republicanos se presentan Nicolás Sarkozy, Alain Juppé, François Fillon, Bruno Le Maire, Nathalie Kosciusko-Morizet y Jean François Copé, mientras por el partido Cristiano Demócrata está postulado Jean-Frédéric Poisson

Los siete candidatos a las primarias de la derecha en Francia comparecen hoy en un segundo debate televisivo, mientras un 37 por ciento de la población declaró que tiene intenciones de seguir la emisión, al menos en parte.
Organizado por las televisoras BFMTV e iTélé, el encuentro está considerado crucial, pues se realizará cuando faltan poco más de dos semanas para las primarias, previstas del 20 al 27 de noviembre.

Por el partido Los Republicanos se presentan Nicolás Sarkozy, Alain Juppé, François Fillon, Bruno Le Maire, Nathalie Kosciusko-Morizet y Jean François Copé, mientras por el partido Cristiano Demócrata está postulado Jean-Frédéric Poisson.

Hasta el momento la mayor parte de las encuestas muestran al veterano Juppé como el favorito para ganar el boleto hacia las elecciones presidenciales de 2017, con una ventaja significativa respecto a Sarkozy, expresidente de la República.

De acuerdo con un sondeo Odoxa para la televisora Franceinfo, el 73 por ciento de los franceses opina que el debate de esta noche no permitirá a Sarkozy remontar la ventaja ganada por Juppé, quien fue primer ministro de 1995 a 1997 y luego varias veces ministro.

Asimismo, el estudio indicó que un 37 por ciento de la población tiene intenciones de seguir la emisión televisada, al menos en parte, mientras un 70 por ciento señaló que se mantendrá informado sobre el tema.

El primer debate televisado de los candidatos de la derecha se realizó el 13 de octubre, una sesión intensa en la que expusieron ideas y no escatimaron promesas de cómo piensan encaminar el país en los cinco próximos años.

Centrado sobre todo en política nacional, el debate abordó un amplio abanico de temas: comenzó con el desempleo y la organización del trabajo, pasó por las propuestas de gestión económica y financiera para hacer frente a la crisis, y terminó con la seguridad interna, la lucha contra el terrorismo y la migración.

Cómo reducir el desempleo, qué solución aportar a un déficit público estancado y sin perspectivas de disminuir a corto plazo, o qué estrategia implementar para evitar nuevos atentados, fueron algunas de las cuestiones más polémicas, en sintonía con las preocupaciones más frecuentes en la población, según los sondeos.

Compartir
Artículo anterior60 años después
Artículo siguienteRéquiem in pace Oleg Popov
Hispanista revivido.

Deja un comentario