Gallegos en Argentina piden el cese de la ocupación

Socios del Centro Gallego de Buenos Aires reclamaron la restitución de la entidad de la que fueron desposeídos hace ya 3 años

Rafael Osvaldo Méndez, uno de los referentes más importantes del movimiento de socios ‘Por un nuevo Centro Gallego’.

Rafael Osvaldo Méndez, uno de los referentes más importantes del movimiento de socios ‘Por un nuevo Centro Gallego’.

Con cánticos del coro y al son de las gaitas, un grupo de socios reclamó a las autoridades argentinas la restitución del Centro Gallego de Buenos Aires a sus legítimos dueños: “los socios”.

“Entendemos que los socios somos los legítimos dueños de todo el centro gallego y cuando decimos ‘de todo’ nos referimos al hospital, al edificio y al patrimonio cultural; quizás el mayor patrimonio cultural gallego que haya fuera de Galicia. Eso es nuestro y queremos que siga siendo nuestro”, señaló Rafael Méndez, presidente de la Asociación de empresarios Gallegos de Argentina y uno de los referentes más importantes de este movimiento.

La ‘Xuntanza musical por un nuevo Centro Gallego’, como decía la convocatoria, tuvo lugar el sábado 19 a las 11,00 horas frente a la puerta de ingreso de la asociación y fue organizada por socios y representantes de las agrupaciones políticas del Centro que vienen reclamando ante las autoridades del Instituto de Asociativismo y Economía Social (INAES) y la Justicia el cese de la intervención dispuesta por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial en octubre de 2012, con el fin de hacer viable a la entidad de salud que se encontraba al borde del cierre.

Méndez señaló que si bien se reunieron con el actual interventor del Centro, Sergio Iribarren, “decidió” no recibirlos más por lo que continuaron trabajando por su cuenta, agregó.

Al respecto, precisó que socios y representantes de las agrupaciones políticas del Centro Gallego se reunieron con el ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus y que mantuvieron una reunión “importante” con los directivos actuales del INAES.

“Ellos (por las autoridades del INAES) se comprometieron ajustarse a las disposiciones estatutarias del Centro Gallego que contemplan para estos casos el comienzo de un proceso de normalización que facilite la devolución de la entidad a su conducción natural”. “Esto es que sean las agrupaciones políticas de la entidad las que dirijan y conduzcan el destino de la casa”, avanzó Méndez.

En esta dirección, el dirigente explicó que “la figura del normalizador es diferente porque éste trabaja con las autoridades políticas del centro, para la formulación de un nuevo estatuto de la entidad y sanear, en la medida de lo posible, la situación económica del centro”. Para Méndez esto podría suceder en un corto plazo.

Sin embargo fue muy contundente a la hora de indicar que “cualquier decisión de saneamiento que se intente tiene que partir de la base de que hace falta fondear la caja para poder garantizar el desempeño normal de la entidad”.

Rafael Méndez destaca esto sobre la base de los resultados negativos que arrojó el último balance de la entidad al que tuvieron acceso.

“El último balance que vimos corresponde al período 2014  y era delicadísimo porque la entidad tiene un déficit operativo de funcionamiento que no permite pagar los sueldos en tiempo y forma”, aseguró.

Finalmente precisó que el camino que proponen es convocar a elecciones o reintegrar a la junta desplazada para que esta convoque inmediatamente a elecciones y sostuvo que “hay en juego cuestiones políticas que podrían cerrar baches económicos”.

Hispanista revivido.