Gibraltar: ¿En dos años se cierra la verja?

Dos años es el tiempo en que se negociarán las modalidades de divorcio entre Inglaterra y la Unión Europea, al témino, España podría hacerla la vida difícil al Peñon

 

Una inmensa mayoría del electorado de Gibraltar se ha decantado en favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. El no al ‘Brexit’ ganó por un 95,91% (19.322 votos) frente a un exiguo 4,09% (823 votos) favorable a la salida. Los gibraltareños han acudido masivamente a las urnas, logrando una participación del 83,53% de los 24.117 habitantes con derecho a voto.

Los resultados de la circunscripción de la colonia, una de las 382 en las que se ha dividido el territorio británico, han sido de los primeros en revelarse, en torno a la una de la madrugada. En este punto del recuento, Gibraltar es el territorio donde el sí a la permanencia obtiene una mayoría más clara entre los votantes, seguido de los de Lambeth (78,6%), Hackney (78,5%), Haringey (75,6%) y la City (75,3%), todos en la conurbación de Londres.

El rechazo al ‘Brexit’ era de esperar entre los gibraltareños. El sistema económico de la colonia se beneficia de su pertenencia a la UE al tiempo que permite ventajas fiscales. Las formaciones políticas del pequeño territorio lanzaron campañas intensivas para convencer a los votantes de las desventajas de la salida de Reino Unido de la UE.

La bandera española en el Peñón “esté mucho más cerca que lejos”.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha abogado hoy por “una cosoberanía británico-española” de Gibraltar “durante un tiempo” que debe abocar a su “restitución” a España y ha añadido que espera que la bandera española en el Peñón “esté mucho más cerca que lejos”.

“Espero que la fórmula de la cosoberanía -para entendernos, la bandera española en el Peñón- esté mucho más cerca que lejos”, ha dicho en declaraciones a Onda Cero tras conocerse los resultados del referéndum británico en el que el Reino Unido que ha votado a favor de abandonar la Unión Europea.

Ha explicado que el tema de Gibraltar ya no podrá formar parte del nuevo marco de relaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea, sino que pasará a ser un tema bilateral que se debe negociar sólo entre España y este país en el marco de las declaraciones sobre descolonización que debe resolverse a través del principio de integridad territorial y no de autodeterminación. “A partir de ese momento habrá que buscar qué tipo de relación quiere tener Gibraltar si quiere tener acceso al mercado interior”, ha dicho el jefe de la diplomacia española.

La fórmula para España, ha explicado, es la que ya hablaron en su momento José María Aznar y Tony Blair: “Una soberanía británico-española durante un tiempo, que transcurrido ese tiempo aboque a la restitución de Gibraltar a la soberanía española“.

Ha señalado que en ese periodo transitorio se puede mantener un estatuto especial para que los gibraltareños que así lo quieran mantengan su nacionalidad británica y un régimen económico y fiscal especial, amparado por el artículo 144 de la Constitución.

El ministro ha señalado que las autoridades de Gibraltar “no están poniendo las cosas fáciles” y ha considerado que hubiese sido bueno haber puesto en marcha el foro cuatripartito. “Se han cerrado en banda”, ha lamentado, antes de afirmar que el referéndum británico abre “unas expectativas completamente nuevas sobre Gibraltar como en mucho tiempo”.

Ha pedido que no se interprete esta situación como que celebra la salida del Reino Unido de la UE -“no es verdad”, ha apuntado- pero una vez ocurrido hay que “extraer lo positivo”, como por ejemplo el papel que España puede jugar en la Unión en la relación transatlántica. “España puede aspirar a ser el socio privilegiado de Estados Unidos en la UE“, ha agregado.

Hispanista revivido.