Y en realidad no hubo un solo grito, sino 5 y la mayoría de los ‘gritones’ no pedía la independencia, sino la Autonomía, o sea que los cubanos querían seguir siendo españoles.

 

De la revista Bohemia del 24 de febrero de 1952 “El 24 de Febrero en los Periódicos (el Grito de Baire fue autonomista)” por Rafael Soto Paz:

…“Hubo -el lector lo sabe-, cinco “gritos”, dos en Occidente: el de Ibarra, con Juan Gualberto Gómez y Antonio López Coloma de jefes y el de Jagüey Grande, que tuvo de líder al doctor Martín Marrero; y tres en Oriente: el de Bayate, capitaneado por el General Bartolomé Masó; el de Guantánamo, que comandó “Periquito” Pérez y el de Baire, lanzado por los hermanos Lora, Florencio Salcedo y otros cubanos.

De todos ellos, el único discutido es este último, por el marcado acento autonomista que lo preside. Algunos historiadores afirman que ello se debió a una hábil dilación hasta lograr prepararse bien los alzados. Puede ser, pero lo real y verdadero es que el de Baire fue el único que careció del decidido matiz separatista que tuvieron los otros cuatro. Aquí verá el lector lo referente a la comisión que en nombre de los alzados en Baire visita al Gobernador Enrique Capriles y que integran los señores Lora, Escalante, Plazas y Cardet. Iban en busca de un entendimiento, y hasta se dice que solo pedían la destitución del Alcalde de Jiguaní, don Francisco Ramos. 
 
Otro detalle a observar es lo referente a la bandera enarbolada en el levantisco poblado y la que era española, esto es, roja y gualda, atravesada en forma de X por dos franjas diagonales. La misma fue ideada por el señor Alfredo Betancourt Manduley, diputado autonomista. De ahí que, resulta interesante y esclarecedor lo publicado por los diarios de La Habana en aquellos días iniciales y la reacción en principio, que los “gritos” tuvieron.
 

Proclama Autonomista

Bandera Autonomista enarbolada en Baire el 24 de febrero de 1895


“Baire, en vez de la bandera de la patria, se tremola la bandera de España con el agregado de dos listas blancas, en forma de X o de la cruz de San Andrés, de esquina a esquina de sus ángulos. 

En ese momento están el coronel Saturnino Lora, el comandante Florencio Salcedo, el capitán Damián Caballero, el alférez Ivonet y otros cubanos. Tres días después se les incorpora el coronel de la Guerra del 68, Jesús Rabí. Luego, el grupo acampa en un lugar co­nocido por “Los Negros” y fija en los establecimientos y casas un cartel con la siguiente inscripción:

Aviso al Público:

El Jefe del Movimiento participa al público que al ¿Quién vive? de sus avanzadas, se contestará: ¡España! y al ¿Qué gente? : ¡La Autonomía!

Lo que se hace público para general conocimiento. “Baire, 3 de marzo de 1895. Por el Coronel Jesús Rabí, el Coronel Saturnino Lora.”

Baire y Guantánamo: La verdad histórica

Ni Hortensia Pichardo ni Fernando Portuondo mencionan en el libro de su autoría el texto “El 24 de febrero de 1895”, del poeta, periodista, abogado, profesor e historiador guantanamero Regino E. Boti, precisamente el ensayo histórico que le sirvió para formalizar su ingreso ante la Academia de la Historia de Cuba y la primera investigación que develó la verdad sobre lo ocurrido ese día.

Foto cortesía del autorEl libro, publicado en 1923 y reeditado en el 2008, constituye un exhaustivo análisis en el que Boti afirma que en Baire lo que hizo Saturnino Lora fue descargar los seis tiros de su revólver en la plaza del pueblo y marchar con una bandera española con franjas blancas (la de la Autonomía) hacia la finca donde estableció su campamento.

Reflexionando sobre la magnitud de los acontecimientos Boti concluyó que fue Guantánamo la región que tuvo la participación más activa y destacada ese día y lo definió así: “¿Qué es dar el grito? Si por tal se toma la extensión de un documento el grito se dio en Manzanillo y Guantánamo, dándole, provisionalmente, todo valor cronológico a la proclama de Masó. Si por tal se toma emitir protestas o lanzar vítores, se dio en Guantánamo, Ibarra, Jiguaní y Baire. Si por tal se entiende disparar el arma, se dio en Baire. Si por tal se entiende combatir, matar, aprisionar y despojar al enemigo de pertrechos y posesión, se dio en Guantánamo. Guantánamo es el lugar que suma mayor número de circunstancias”.

El 24 de febrero de 1895 Guantánamo era la zona del país mejor preparada para el levantamiento, no sólo porque desde octubre de 1894 Pedro Agustín Pérez estaba alzado en la manigua sino porque existían núcleos patrióticos en más de nueve localidades y cada una de ellas contaba con uno o dos jefes. Lo ocurrido entre ese día y el 31 de marzo de 1895 lo demuestra. No en balde Antonio Maceo y José Martí escogieron esta zona para desembarcar.

Deja un comentario