Guernica: otro fraude progre

La obra no representa el bombardeo de la ciudad de Guernica

 

“Teniendo presente que el bombardeo de Guernica se produjo el día 26 de abril de 1937, que el cuadro se presentó prácticamente una semana después de dicho bombardeo, concretamente el día 4 de mayo de 1937, y que según Picasso tardó 60 días en pintar el mural que tiene unas dimensiones de 3,5 metros de altura por 7.77 metros de longitud, todo hace pensar , que la obra no representa el bombardeo de la ciudad de Guernica”

 

Guernica, de Picasso.La historia real.A partir de la presentación del “Guernica” en la Inauguración de la Exposición Universal de París de 1937, esta obra de la pintura universal se convirtió en un símbolo publicitario del Gobierno Republicano durante la Guerra Civil Española y su posterior exilio. Se presentaba, al igual que en nuestros días, como un mural que había sido elaborado por Picasso como respuesta de indignación al bombardeo que había sufrido la ciudad de Guernica durante la Guerra Civil Española. Bombardeo realizado por la Legión Condor alemana, desoyendo la orden negativa del mando del ejército nacional, el 26 de abril de 1937.

Una historia diferente a la oficial

lemondeLa historia del “Guernica” comienza en enero 1937, cuando Max Aub, Agregado Cultural de la Embajada de España en París con el embajador Luis Araquistáin y subcomisionario de la Exposición Universal de París, encarga a Pablo Picasso por orden del Gobierno Español, pintar un mural por un importe de 150.000 francos para ser expuesto en el Pabellón de España de dicha exposición Internacional.

Este mural fue elaborado por Picasso y presentado con el nombre de “Guernica” por el mismo Pablo Picasso y Max Aub en la inauguración del Pabellón de España de la exposición, como indicó en su portada del 4 de Mayo de 1937 el diario Le Monde.

En la presentación, Max Aub afirmó “que se hablaría durante mucho tiempo de él”. No se equivocaba, el “Guernica” ha sido, a lo largo de la historia, objeto de estudio, crítica, opinión e inspiración de destacados intelectuales de multitud de ámbitos culturales.

Teniendo presente que el bombardeo de Guernica se produjo el día 26 de abril de 1937, que el cuadro se presentó prácticamente una semana después de dicho bombardeo, concretamente el día 4 de mayo de 1937, y que según Picasso tardó 60 días en pintar el mural que tiene unas dimensiones de 3,5 metros de altura por 7.77 metros de longitud, se puede , que la obra no representa el bombardeo de la ciudad de Guernica como nos presenta la propaganda de la memoria histórica nacionalista y socialista.

Por eso no hay ninguna alusión directa de los bombardeos o los acontecimientos históricos que acaecieron por entonces. Más bien se podría afirmar que representa su particular visión de los horrores de la guerra, siendo una alegoría de todas. La tensión que expresa el cuadro lo hace asemejarse al grabado de Goya, “Los horrores de la Guerra”.

LA HISTORIA DEL GUERNICA.

La historia del encargo y ejecución del Guernica se conoce muy bien y ha sido muy escrita. Te voy a hacer un pequeño resumen.(4)

(4) El comentario más próximo a Picasso mientras pintaba, aunque sea fantasioso, es el de LARREA, Juan, Guernica, Pablo Picasso, Madrid, Cuadernos para el Diálogo, 1977 (1ª ed. 1947). Una historia completa la hizo J. Tusell, en Guernica – Legado Picasso. Madrid, Ministerio de Cultura, 1981 (textos de J. Miró, J. Renau, J. L. Sert, J. Tusell y H. B. Chipp), también CHIPP, H. B. en el libro anteriormente citado.

En mayo de 1937 iba a inaugurarse en París la “Exposición Internacional de Artes y Técnicas en la Vida Moderna”. El gobierno de la República Española se plantea un pabellón y busca la colaboración de Picasso y de otros artistas. En la primera semana de enero de 1937 una delegación (amigos de Picasso) le pide un gran lienzo y lo que pudiera colaborar de más, le explican el compromiso de otros artistas como Miró. Picasso no se puede negar ya que es Director (honorario) del Museo del Prado. La petición es un lienzo similar al del “Dos de Mayo” de Goya, que sea “un manifiesto al mundo de cómo la guerra de Franco amenaza y quiere destruir los valores y las iniciativas culturales de la República, y también destacar el comportamiento heroico de las masas populares que la defienden”, pues a ello se dedicó el pabellón español. A Picasso no le gustó la idea política, pero se comprometió con un gran lienzo de su mejor arte, además hará unos grabados para que se vendan como postales y puedan sufragar parte le los gastos de la guerra.

El 8 y 9 de enero hace casi todos los grabados (14 de los 18), pero deja el trabajo. Hasta el 1 de mayo de 1937, no hace nada de nada, poemas, vivir, y nada más.



El 1 de mayo de 1937 tiene lugar una extraordinaria manifestación obrera en París. Se retrasa la exposición 20 días, y el pabellón español no está ejecutado, pero desde febrero Picasso conoce el proyecto y por lo tanto el tamaño aproximado del cuadro (el pabellón español se inaugura el 12 de julio). Ese día, el 1 de mayo, Picasso ya ha decidido que las famosas postales no lo serían, sino dos grandes planchas con 18 viñetas y un texto que ya ha escrito (al menos un tiempo antes), el “Sueño y Mentira de Franco”, y regala un ejemplar incompleto, pero con texto, a Christian Zervos (editor de Cahiers d’Art, amigo y estudioso de Picasso). Ese mismo día (Picasso solo trabajaba por las tardes y en la noche) empieza Picasso a hacer los dibujos preparatorios del Guernica. Antes, el 18 y 19 de abril, había hecho unos dibujos de composición y de la idea que iba a representar, pero el 1 de mayo ha concebido otra idea.

Una semana antes, el 26 de abril, es bombardeada Guernica, su noticia e imágenes aparecen días después (del 27 de abril al 1 de mayo) en escasos periódicos, pero uno es Ce Soir (que dirige su amigo Luís Aragón) otro es L’Humanité. Antes ha sido masacrada Durango (y nadie hizo caso), también Málaga (ocupada el 8 de febrero de 1937) en cuya plaza de toros se fusiló a la población (la crítica internacional fue muy grande, Picasso lo recuerda en su poesía Sueño y Mentira de Franco) y ha sido bombardeada Madrid y especialmente el Museo del Prado (Picasso lo recuerda en diversas declaraciones).

Un poco antes del 28 de mayo Picasso y sus amigos (Paul Eluard, Larrea, Aragón, etc.) le ponen título al mural, se llamará Guernica. Picasso termina todo su trabajo el 7 de junio (mural y grabados). Ha cobrado aproximadamente el 15% del gasto del pabellón español (5). El mural no gustó, especialmente no gustó al nuevo embajador español en París, Ángel Osorio y Gallardo, tampoco al gobierno vasco en el exilio que pretendió que el Guernica se sustituyera por un tríptico de Aurelio Arteta que representaba la desgracia y las consecuencias de la guerra en el País Vasco (6). Picasso sigue trabajando y perfeccionando alguna de sus ideas, en diversos dibujos y lienzos, especialmente una figura que no ha representado en el Guernica, una mujer que llora y muerde un pañuelo.

Hispanista revivido.