Hacia unas terceras elecciones en España

Sin sorpresas el Partido Socialista mantiene sus posiciones

  • Todo pronosticaba el ‘no’ en primera votación al candidato popular. Rajoy ha obtenido 170 votos a favor, los del PP, Ciudadanos, Coalición Canaria, UPN y Foro, y los 180 en contra del resto de partidos de la Cámara.

El viernes, a las 19:00 horas, el presidente del Gobierno en funciones se volverá a someter al dictamen del Congreso y necesitará mayoría simple para ser investido. Sin embargo, y según lo avanzado por los partidos, Rajoy tampoco logrará la confianza de la Cámara.

Pero el popular no se da por vencido. Si en un principio anunció que abriría un turno de reflexión si no salía investido, ahora Rajoy no se da por vencido. Ha animado a los diputados del PP a “continuar en la batalla” y ha asegurado que él lo hará “pase lo que pase siempre en defensa del interés general”.

 

Y es que el candidato incombustible ha reivindicado en su debate de investidura su “plus de legitimidad” para gobernar por encima del PSOE al contar con 52 escaños más que la segunda fuerza política, al tiempo que ha insistido en que la única alternativa posible a su Gobierno no traería “nada positivo”.

48 horas para reflexionar

Rafael Hernando ha emplazado al PSOE a que reflexione durante las próximas 48 horas para que en la segunda votación del viernes, “quien aspira a ser el jefe de la oposición  permita que haya jefe de Gobierno”.

Si no, le ha instado a que aclare cuál será su alternativa: si forjar “un gobierno a lo ‘Frankenstein'”, captando para ello el apoyo de Podemos y del separatismo, o bien apostar por terceras elecciones. Depende en gran medida del PSOE, de que cambie su “no” por la abstención, que se alcance una “salida” para España, al menos en la votación del viernes que viene, en la que bastan más votos afirmativos que negativos, ha dicho Hernando. Bromeado por la ausencia del socialista, a quien Hernando ha llamado ‘Ausente Sánchez’, ha criticado que el líder del PSOE no acepte la situación, y ésta es que los populares l ganaron las elecciones del pasado 26 de junio con una diferencia a favor mayor que la que registró en los comicios anteriores, del 20 de diciembre.

El portavoz del Partido Popular, además, ha afeado al líder de los socialistas que se niegue a negociar con el candidato Rajoy a pesar de las similitudes de sus ofertas con postulados del propio Sánchez, e incluso a pesar de las equivalencias -ha dicho- del pacto PP-Ciudadanos con el que logró con Rivera hace meses.

Sobre la lucha contra la corrupción, el dirigente del PP se ha mostrado convencido de que ésta será más eficaz gracias al acuerdo con Ciudadanos. Y ha dedicado críticas al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y a su partido por tener “las manos manchadas con los dólares de regímenes tiranicidas”.

Sánchez no presenta alternativa

La segunda sesión de investidura ha estado marcada por la ironía de Mariano Rajoy así como por las duras críticas del resto de las fuerzas al pacto suscrito por el Partido Popular y Ciudadanos.

Mientras que Pedro Sánchez intentaba argumentar su negativa a la investidura del líder del PP, Pablo Iglesias emprendía un atropellado discurso en el que intentaba posicionarse como el futuro líder de la oposición. Sólo Albert Rivera ha dado tregua a un Rajoy que se veía presionado hasta por sus socios de gobierno por los escándalos de corrupción que han salpicado a su partido.

Sin embargo, en el único momento en el que Mariano Rajoy ha perdido su particular sentido del humor ha sido tras la intervención del portavoz de ERC, quien ha intentado hacer una declaración separatista de Cataluña desde la tribuna de oradores: “No les tenemos miedo”, señalaba Joan Tardá a la vez que criticaba al PSOE por mantenerse al margen y agradecía a Iglesias por haberse mostrado a favor del mal denominado derecho a decidir.

Pero Sánchez sigue inmóvil. La izquierda parlamentaria, desde Bildu hasta Unidos Podemos le han pedido que se mueva, que avance hacia una alternativa. Sin embargo, ese camino se fue empinando a medida que los partidos separatistas, en quienes se tiene que apoyar para colarse en La Moncloa, le exigía como condición sine qua non el referéndum de autodeterminación. Ni él -por lo que dice-, ni su Comité Federal están por la labor.

Hispanista revivido.