Hay más muertos por selfies que por ataques de tiburones

Dos de los grandes protagonistas de este verano han sido los tiburones y los selfies. Y, por desgracia, ninguno de ellos por causas agradables. En el caso de los tiburones, y tras varios ataques registrados como el del campeón del mundo del surf, nos preguntábamos si los ataques de tiburón estaban aumentando, cuestión que la ciencia, gracias a varias investigaciones, zanjó con un no rotundo. En el caso de los selfies, ese ‘no’ es imposible formularlo de forma tan categórica. Nos hemos vuelto tan temerarios a la hora de tomarnos autorretratos, que incluso la policía rusa se vio en la obligación de publicar una surrealista guía de seguridad para tomarse selfies.

Hoy, la noticia de dos amigos japoneses que viajaban por la India ha dado la vuelta al mundo. Mientras trataban de tomarse un selfie en las escaleras del Taj Mahal, los turistas han perdido el equilibrio cayendo al suelo. Uno de ellos, de 66 años de edad, ha muerto a consecuencia de graves heridas en la cabeza. Su amigo ha resultado lesionado en una pierna. En su caída, ambos se llevaron a varias personas por delante, que han tenido que ser hospitalizadas.

Este accidente eleva las muertes por selfie a doce. Para poner esto en perspectiva, hay que tener en cuenta que este año ha habido ocho fallecidos por el ataque de un tiburón. A pesar de que el dato es llamativo por sí mismo, se aprecia aún mejor en este gráfico realizado por Mashable:

Hispanista revivido.