Como cada vez creo menos en las casualidades y más en la Providencia, sé que las cosas pasan por algo.

Antonio Moreno Ruiz

Como cada vez creo menos en las casualidades y más en la Providencia, sé que las cosas pasan por algo. Y que al final se vayan escorando al hispanismo quienes menos sospecharíamos quiere decir mucho. Por ejemplo: Jorge Martínez, alma mater del grupo rockero “Ilegales”, reconvierte su estilo para versionar chachachás, joropos, mambos, boleros o tangos, como “Jorge Ilegal y los Magníficos” (1). El que decía que odiaba los pasodobles y la rumba flamenca, al final se va a ritmos que no son lejanos a ese acervo. En eso de odiar, es curioso cómo se suele proyectar hacia figuras que se intuyen andaluzas. Y este suele ser un problema que tienen algunos de Despeñaperros para arriba, pues el andaluz no se caracteriza por despreciar o insultar otras músicas de las Españas, y sin embargo, siempre está en la diana. A veces pienso que hay muchos deseando que los andaluces nos hagamos separatistas, pues no sólo recibimos insultos de los nacionalistas “catalanes”, sino de muchos que en teoría no son separatistas, mas cuya actitud separadora acaba siendo tan dañina o más.

Concretando en Jorge Martínez, que no deja de ser un as de la guitarra, no se entiende mucho que se odie la rumba flamenca y que se ensalce el mambo cuando la rumba es uno de los ritmos más cubanos que hay en el flamenco. Incluso lo que (creo que malamente) llaman “rumba catalana” suena todavía más a Cuba que la rumba flamenca.

Sea como fuere, Jorge Martínez no es el único que ha sucumbido a esta comunión de ritmos hispanos entre dos aguas. De hecho, hace años, Miki González, músico nacionalizado peruano de origen español, sacó un disco muy interesante: “Landó por bulerías” (2), donde se ponían de manifiesto los lazos entre el flamenco y la música criolla peruana. Enrique Bunbury, el que fuera cantante de los “Héroes del Silencio”, también ha sacado un disco donde, asimismo, versiona desde cumbias hasta chacareras (3). Raúl Rodríguez, músico y antropólogo al que mucho he seguido (4), es uno de tantos que han logrado desenmascarar las falsas teorías pretenciosamente “puristas” sobre el flamenco, poniendo de relieve la cercanía de la música andaluza (ya sea en sus vertientes folclóricas, o ya sea en el flamenco mismo) con los puertos de Cuba, México o hasta Luisiana. Con respecto a Raúl Rodríguez, hay temas importantes con los que últimamente no concuerdo, pues creo que cuando algunos hablan de influencia africana están exagerando por razones ideológicas, al igual que en su día se hizo el gitanismo. No obstante, por más puntillosas puntualizaciones que pudiéramos hacer, tampoco debemos quejarnos demasiado, porque no tenemos mucho derecho a criticar. Gente que en absoluto es “hispanista militante” acaba llegando a una vía hispánica porque la misma naturaleza de las cosas le lleva a ello, por más que alguno que otro pertenezca al mundo ideológico hispanófobo. Pero es que la realidad acaba imponiéndose a las ideologías. El hispanismo no es algo academicista, erudito o excluyente; está ahí, presente desde lo cotidiano en todo el orbe que conformó la Monarquía Hispánica de la que tanto abominan los que al final se sirven de su legado cultural. Hasta el partido ultraprogre Podemos ha hecho su proyecto acriollándose por Venezuela, Ecuador o Bolivia. Tanto como odian lo nuestro, sin embargo, no han ido a hacer su proyecto a Arabia Saudita o Marruecos, tan islamófilos y anticristianos como son; ni han ido allende los Pirineos, tan europeístas como se dicen. Si no hubiera habido una Monarquía Hispánica donde se amasaron estos geniales filtros culturales, jamás hubieran podido hacer de las suyas. Pero eso sí: Ellos por lo menos tienen un proyecto y saben a dónde van. Por eso podemos puntualizar, pero eso de criticar… En verdad es un lujo que no podemos permitirnos. Máxime cuando nuestros superpatriotas puros de la muerte, esos que tanto hablan de tradición rasgándose las vestiduras, sin embargo, ni están ni se les espera en estas lides. Porque en verdad, para muchos de ellos, la palabra “tradición” queda muy bien como escaparate de su tertulia o terapia de autoayuda, o como encabezamiento de una ideología marginal que ellos mismos se han inventado; pero al que le gusta la tradición, empieza por la tradición de a bordo. Y no en vano de “politique d´abord” hablaba el pensador francés Charles Maurras. Mas para nuestros pedantes frikis, pesados comentaristas de lo que ya dijeron otros, empeñados durante más de tres décadas en hacer el ridículo para no llegar a nadie, sin tratar de problemas y temas actuales; estas cosas no tendrán importancia. Sin embargo, la realidad nos dice justo lo contrario. Como emigrante en Hispanoamérica, he tenido la suerte de comprobarlo, y en las conferencias (5) que he tenido la oportunidad de dictar, he podido verificar la empatía que le puede provocar al más heterogéneo público el poner de relieve con datos en la mano y de una forma amena los lazos entre las músicas españolas e hispanoamericanas, principalmente a través de la ruta Andalucía-Canarias-Caribe-continente. Porque en esto también hay mucha chulería, donde a veces se tiene la idea de un “nacionalismo español colonialista” que viene al Nuevo Continente a decirles a los hispanoamericanos qué tienen que hacer o pensar, y que sólo España influenció, cuando no es así; porque de hecho, España también se influenció. Sin papas y sin tomates, no tendríamos dos de los platos más señeros de nuestra gastronomía, como son la tortilla y el gazpacho. Y la Monarquía Hispánica era una comunidad política orgánica, donde también mandaban ministros y virreyes criollos. ¿A qué poner una actitud que precisamente es la que criticamos de la Leyenda Negra?

El hispanismo tiene muchos caminos que nos llevan a un fin parejo y no es plan de estar obstaculizados por quienes pretenden apropiarse de él cuando lo único que saben hacer es sembrar antipatía y confusión. Por ello, de nada nos sirven las supuestas sublimaciones lingüísticas si nos quedamos en un lenguaje pseudobarroco o pseudorromántico y no vamos a los aspectos más cotidianos que refrendan la tradición.

Al final, el hispanismo está resurgiendo de sus cenizas y por los más insospechados, reiteramos. Hace años, intentábamos establecer unas directrices geopolíticas (6), aprovechando nuestra experiencia en el continente, al alimón de lecturas y conversaciones con las gentes de acá. A día de hoy, vemos con regocijo cómo pensadores de la talla de José Alsina Calvés proponen el hispanismo con “nuestra cuarta teoría política”. Hace años, me fijé en la escuela del politólogo ruso Alexander Duguin más como praxis que como teoría, y enlazando el mundo ibérico y el mundo americano, percibí que era un tema a estudiar y desarrollar, y no desde un laboratorio, sino desde abajo, desde lo cotidiano, desde la paradoja de lo sencillo y lo complejo. Quiera Dios que al final lo evidente se imponga. Y que lo que esos grandes músicos han hallado de comunión a ambas orillas del Atlántico, nosotros podamos seguir desarrollándolo desde abajo, hasta llegar a lo más alto.

NOTAS: 

(1)Jorge Ilegal y los Magníficos:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/los-conciertos-de-radio-3/conciertos-r3-20121127-0208-169/1592047/

(2)Entrevista a Miki González sobre el disco “Landó por bulerías”:

https://www.youtube.com/watch?v=gGJnWu6IyPQ

(3)Enrique Bunbury y su disco “Licenciado Cantinas”:

https://es.wikipedia.org/wiki/Licenciado_Cantinas

(4)Raúl Rodríguez y su trabajo “Razón de son”:

http://www.raul-rodriguez.net/razondeson

(5)Algunos escritos de un servidor sobre el flamenco:

http://poemariodeantoniomorenoruiz.blogspot.pe/2015/09/sobre-los-topicos-del-flamenco-mundium.html

http://laabeja.pe/de-opini%C3%B3n/de-ida-y-vuelta-antonio-moreno-ruiz/88-pap%C3%A1-fandango.html

http://laabeja.pe/opini%C3%B3n/de-ida-y-vuelta-antonio-moreno-ruiz/120-nuestros-zapateos.html

http://laabeja.pe/de-opini%C3%B3n/de-ida-y-vuelta-antonio-moreno-ruiz/179-%C2%BFcantes-de-ida-y-vuelta.html

http://poemariodeantoniomorenoruiz.blogspot.pe/2016/07/conferencia-la-influencia-de-la-musica.html

(6)Las directrices geopolíticas del hispanismo:

https://www.revistalarazonhistorica.com/24-1/

1 COMENTARIO

Deja un comentario