Por Nicolás Aguila
Los bulos son como las leyendas urbanas, pero vienen por correo electrónico.
¿Quién no ha recibido alguna vez un mail, incluso de parte de personas inteligentes y destacados profesionales, afirmando que la palabra ‘guajiro’ viene de ‘war hero’, o trazando un falso paralelo entre los atentados a Lincoln y Kennedy, entre otras tonterías por el estilo? Y lo peor es que esos bulos los usan como ‘fillers’ o material de relleno en emisoras como Radio Martí? Qué falta de un mínimo de capacidad crítica, por tu vida.
El último hoax que recibí era una lista de supuestos logros de la Cuba de antes, en los siglos XIX y XX, donde se mezclan verdades, verdades a medias y mentiras totales.
Entres otras cosas, el bulo asegura que en “el año 1900 circula por las calles de La Habana el primer automóvil, antes que en cualquier lugar de Latinoamérica se conociera ese medio de transporte, y fue conducido por la escritora cubana Renée Méndez Capote, que se convirtió así en la primera mujer iberoamericana en conducir un automóvil”. Pero sucede que la Méndez Capote nació en 1901; de ahí el título de su libro más o menos testimonial, «Memorias de un cubanita que nació con el siglo». De modo que la cubanita burguesita que se volvió ñangarita no pudo ser la primera conductora cubana y mucho menos de Hispanoamérica. ¿Saben quién fue la primera mujer automovilista en Cuba? Según todas las fuentes, fue una prostituta de lujo llamada Macorina. Y ponme la mano aquí.

Deja un comentario