Huelgas de hambre en Cuba

Una huelga de hambre asistida por los hospitales del régimen no es válida

Además, la huelga de sed y de hambre de Guillermo Fariñas, que hoy cumple 40 días, resulta humanamente imposible.

Ningún ser humano puede pasar más de diez días sin beber agua.

El daño de este tipo de espectáculo es aplastante, porque no solo borra los nombres de aquellos que han sacrificado su vida en verdaderas huelgas de hambre.

Además, no beneficia en nada a la oposición y mucho menos a la figura del propio huelguista.

Nadie en el mundo es bobo.

Por eso nadie nos cree.