La actuación de la nomenclatura dictatorial cubana lo tiene todo permitido en España, un escándalo que ya adquiere visos de desparapajo.

Primero fue Mirta Díaz Balart quien gracias a su amiga Carmena, alcaldesa de Madrid se hizo con el contrato «Memoria Histórica del Siglo XX» de la Universidad Complutense. Fue el mismo auntamiento quien reconoció la irregularidad.

Ahora se trata de la hija del actual dictador, quien llama a boicotar la serie de televisión “Lo que escondían sus ojos”, basada en los amoríos de Ramón Serrano Súñer, ministro de Exteriores entre 1940 y 1942, y la marquesa de Llanzol , musa del diseñador Balenciaga.

De esos amoríos -ambos estaban casados con sus respectivas parejas- nació Carmen Díez de Rivera, que fue una política importante en la Transición española. Carmen se enamoró perdidamente de Serrano Súñer hijo, y cuando anunció su intención de casarse, una tía suya le dijo que ni se le ocurriera por su novio era su medio hermano. Se le fastidió la vida.

Que venga ahora la niñata Castro Espín a pedir la retirada de una serie TV en España porque el protagonista fue ministro de Franco… ya sobrepasa los límites de la lógica y la moral.

Eso es ser cínica y caradura y lo demas es bobería.

Texto de la petición que ya está llegando a las 50 mil firmas.

Ramón Serrano Suñer, fascista, admirador del nazismo y ministro durante el régimen franquista fue el culpable de que miles de “rotspanien” terminaran presos de Hitler. Él y su cuñado, el dictador, Francisco Franco, permitieron los asesinatos del nazismo y observaron tranquilamente como miles de republicanos eran cerrados y torturados, sin mover ni un solo dedo al respecto.

Es como si en Alemania se les pasara por la cabeza hacer una serie televisiva en la que Himmler o Martin Bormann, dos de los nazis más destacados, se enamoraran de una aristócrata de Alemania, y este fuera el hilo argumental. Una serie en la que no se hablara de los crímenes contra la humanidad. Seguramente esto nunca pasaría en Alemania, sin embargo, en España, hoy en día, estas cosas pasan.

5.500 republicanos españoles nunca llegaron a salir del campo de concentración de Mauthausen. Todas estas muertes estuvieron bajo la responsabilidad directa de Serrano Suñer. Sin embargo, los que sobrevivieron, tampoco se les ayudó. Suñer consiguió que el régimen franquista los reconociera como apátridas y se les negó regresar a sus tierras, sin ninguna consideración.

Deja un comentario