La intervención de Carmelo González en el I Pleno de VII Consejo ha sido desastrosa como era de esperarse.

“Yo tengo muchos problemas”, comenzó el Sr. González, su intervención con una voz carrasposa y cansada, como las que se gasta su mentor, Raúl Castro, tras una buena borrachera con Bacardí. Es la razón por la cual lo que dijo a continuación no se comprendió correctamente.

Siguió este personajillo haciéndose el gracioso con una metáfora dirigida al Vicepresidente Segundo, Cristóbal González-Aller, a quien comparó con un radio Selena de los años 80, “Usted cuando tiene un éxito lo grita, y cuando no, lo dice bajito pa’que nadie se entere”, afirmó sin contarse un pelo. Como nadie le rio la gracia prosiguió desgranando ‘sus’ problemas, o sea el de los #españolesdecuba que asegura representar, aunque fue elegido por su camarilla de seguidores con el 0.036 por ciento de votantes posibles en las pasadas elecciones al Consejo de Residentes Españoles, que tuvieron lugar el pasado mes de septiembre.

No sabemos cuáles es la inquina de este señor contra González-Aller, pero le acusó de hablar por alusiones, o sea de enredar la pita, cuando comentó las dificultades para reclutar personal en el Consulado de La Habana, palabras que nunca dijo (ni ha dicho) el Vicepresidente Segundo, al contrario.

Pero Carmelo es así, desenfocado y visiblemente se gasta unos humos de mucho cuidado, “Acabo de hablar con el cónsul y me ha dicho que sólo teníamos el 57 por ciento del personal necesario”; pero eso no es todo, afirmó con la voz enredada y pastosa, “no tenemos Consulado en Santiago de Cuba a pesar de que ya está aprobado, ni tampoco Consejero de Seguridad Social”; como si eso le importara a la gente allí, que lo que quiere es una visa para salir echando un pie y que se resuelva el problema de los expedientes atrasados. ¿Dijo algo de eso Don Carmelo? Niente, nada, nothing, rien…

Tenemos 140 mil españoles en Cuba y necesitamos un Consejero, repitió, gastando un tiempo precioso, “agradecemos al señor Carlos Moyano, por la labor realizada” (suponemos que al frente de la Consejería), aseguró, como es costumbre de todos esos perrunos individuos al servicio del mejor postor.

Así concluyó, sin penas ni glorias, la intervención del representante de todos los españoles de Cuba, dejando pasar, una vez más la oportunidad de sensibilizar al gobierno sobre sus ingentes problemas no resueltos.

Por supuesto que Gonzalez-Aller le respondió más tarde con una estocada demoledora cuando hizo uso de la palabra, afirmando que seguía de cerca el caso de la isla, donde le gustaría que se abriesen más consulados junto con el de Santiago de Cuba: “No es normal que Cuba tenga 9 consulados en España y nosotros sólo uno,”. “En cualquier caso, continuó el funcionario, “sabemos que el Consulado que se abrirá en Santiago, será costoso dadas las necesidades acumuladas”, pero los españoles en el exterior son nuestra prioridad y no escatimaremos esfuerzos para servirlos.

1 COMENTARIO

  1. si ese señor Carmelo es tan malo en su trabajo y no resuelve nada para que lo tienen en ese cargo,que lo boten y pongan a uno que resuelva los problemas.

Deja un comentario