José Ramírez Pantoja, periodista expulsado, provoca rifirrafe en los medios nacionales

Publicó intervención de Karina Marrón subdirectora del Granma, un gesto que le costó la separación del puesto

  • Otros periodista como José Camellón, también fueron separados de sus cargos y ahora están limpiando baños públicos.

Como han podido apreciar, he tratado de mantenerme al margen de las redes sociales y de otros espacios de internet en lo relativo al proceso por el cual atravieso desde el pasado 11 de julio cuando se me notificó una medida disciplinaria consistente en separación definitiva de la emisora Radio Holguín, medio para el cual trabajaba desde el año 2006.

Este 23 de agosto recibí a mi correo de nauta —desde el 30 junio, fecha en que publiqué la intervención de Karina Marrón, me fue bloqueada mi cuenta de internet, y me es bastante difícil acceder a la de Etecsa pues mi situación económica actualmente es lamentable— un intercambio de criterios entre Aixa Hevia, vicepresidenta primera de la Upec y varios colegas. Al leerlos me preguntaba por qué razón los periodistas cuestionaban la manera de actuar de Hevia.

Hoy jueves 25 gracias a un colega, también muy indignado por el proceder de la citada compañera, recibí el comentario “Verde con puntas es Guanábana”, ofensivo, difamador, calumniador, injurioso e irrespetuoso que publicó la vicepresidenta primera de la Unión de Periodistas de Cuba en contra de mí persona en el blog La Pupila Insomne, y replicó en Facebook.

Si hubiera sido otro periodista el que me hubiera puesto en tela de juicio, lo aceptaría sin ningún problema, al fin y al cabo sería su criterio personal. Pero Aixa Hevia no es cualquier periodista, se trata de la vicepresidenta primera de la Unión de Periodistas de Cuba.

Sin ninguna prueba fehaciente, Aixa Hevia comienza a desacreditarme cuando dice: “Verde con puntas es ¨guanábana¨ Me recalcaba mi abuela cuando detrás de determinados hechos, eran visibles las reales intensiones”. ¿A qué intensiones hace referencia esta compañera? Porque la única intensión que tuve al publicar la intervención de Karina Marrón, fue generar un debate serio y profesional, que sin lugar a dudas siempre hubiera aportado algo positivo.

Más adelante dice Aixa y cito: “Lo primero que hay que decir es que Pantoja no transcribió íntegramente las palabras de Karina, porque le quitó la frase en la que ella decía ¨Y ya sabemos quién es Ravsberg¨. Evidente alusión a la manera de comportarse de este periodista…”

Debo aclararle a Aixa que en la grabación se puede escuchar claramente en el minuto 6:44, como Karina pregunta ¿Y aquí todos sabemos quién es Ravsberg? Incluso se siente una voz en otro plano que responde “sí” y es cuando ella dice y cito: “y el que no lo sepa sencillamente es porque no ha querido verlo”. Al realizar la transcripción decidí mejor que poner la pregunta de Karina, aclarar quién es Ravsberg y por eso puse lo siguiente:

“Fernando Ravsberg, periodista uruguayo radicado en Cuba, ex corresponsal de BBC Mundo en La Habana. Administrador del blog www.cartasdesdecuba.com”.

En ningún momento quise salvar a Ravsberg de cualquier alusión porque en primer lugar nunca había cruzado palabra con él hasta ahora. Siempre supe que si algo pudiera estar a mi favor en cualquier debate es que la transcripción se ajustara estrictamente a lo que dijo Karina, y esta salvedad la hice porque como todos conocemos no es lo mismo la voz en bruto que cuando esta la llevamos a la prensa plana (escrita).

Aprovecho estas líneas para agradecer profundamente al periodista F. Ravsberg por el interés que ha mostrado para con mi caso, al igual que tantos y tantos colegas que en mi Cuba y desde diversas partes del mundo han alzado la voz en contra de la injusticia que a mi juicio y el de ellos se ha fraguado en mi contra.

Más adelante Aixa Hevia alega:

“Hay colegas que se preguntan ¿Será esta la manera en que Pantoja ha decidido para buscarse un historial que le permita cruzar hacia los medios de Miami? Fea manera, si esa fuera la causa”.

Fea, baja e irresponsable es la acusación que lanza contra mí en ese comentario venenoso y repulsivo la vicepresidenta primera de la Upec. ¿En qué plano cae esta persona que representa un gremio a nivel nacional haciendo un comentario que a todas luces denigra públicamente a un colega? ¿En qué elemento concreto se basa Aixa Hevia a través de “supuestos colegas” para lanzar la duda de que yo publiqué la intervención de Karina Marrón para buscarme un historial?

Le aclaro vicepresidenta primera que yo no tengo ninguna necesidad de buscarme ningún historial porque mi reconocimiento y prestigio como periodista me lo he ganado a fuerza de trabajo, con muchas horas de estudio, y sobre todo con no poco esfuerzo. Los premios, distinciones como la Félix Elmuza y otros reconocimientos tanto municipales, provinciales y nacionales que humildemente he recibido en estos más de quince años del ejercicio de la profesión, me los he ganado con mi labor.

Referente a lo de irme a Miami, bien fuera a trabajar como periodista, como dependiente en un supermercado o como productor de cine y televisión que es de lo que soy graduado del Instituto Superior de Arte, en caso que así fuera, esa sería una decisión mía, muy personal y ni la compañera Aixa Hevia, ni nadie tendría derecho a cuestionarla, mucho menos a utilizar tal conjetura para fomentar la duda y el descrédito.

Ella dice: “Fea manera”… Fea y muy reprochable si es la manera como me ha difamado a mí con su comentario la vicepresidenta nacional de mi organización. Ahora es que comprendo por qué algunos colegas, cuyos nombres cito aquí le respondieron de la manera que lo hicieron a Aixa Hevia ante lo que publicó en Facebook.

Arnaldo Mirabal Hernández (Periódico Girón, Matanzas): “…A mí me une una amistad de varios años con Karina Marrón, la sé muy honesta, justa y valiente, así que sé bien que no teme pronunciar sus palabras en cualquier lugar, pero a mí en lo particular me hubiera gustado conocer si Pantoja había consultado previamente con ella la publicación de sus palabras, lo que si no voy a aceptar bajo ningún concepto es que se despida a alguien de su puesto de trabajo por algo que haya publicado en su blog, me parece una de nuestras tantas barrabasadas de los últimos tiempos, me disgusta que la Upec acepte así sin más que se despida a un periodista y vaya por la tangente buscando más culpables que el director o directora de la emisora holguinera, Ravsberg solo le dio voz al expulsado porque se me adelantó, yo estoy intentando localizar desde hace días a Pantoja pero no he podido contactarlo, me gustaría conocer su versión de los hechos, y lo mismo que dije aquí, se lo diría a él, no apruebo que publicara las palabras de Karina o de cualquier otra persona sin consultarla a ella, (pero ahora que lo pienso, yo he participado en muchísimas reuniones y he tomado notas de intervenciones y las he publicado sin consultar), quizás mañana Pantoja desemboque en otro medio de prensa, lo mismo en la Florida que en la conchinchina, eso no quitaría que lo expulsaron injustamente y arbitrariamente de un medio de prensa, y que nosotros la Upec, lejos de defenderle, le injuriamos”.

Francisco “Paquito” Rodríguez Cruz (Periódico Trabajadores)… Aixa Hevia si el proceso está sin concluir, como dices, tampoco entiendo tu comentario sobre las presuntas intenciones del periodista holguinero, ¿es correcto hacer suposiciones como esa desde tu posición en la organización? (que conste, no conozco a Ramírez Pantoja) y algo que siempre digo: si nos preocupáramos menos por lo que hace Ravsberg, y nos preocupáramos y ocupáramos más por lo que no hacemos —o no logramos— nosotros, estaríamos mucho mejor.

Pero para ilustrar con mayor claridad el comportamiento de Aixa frente a los colegas que representa, miren cuál fue la respuesta de esta al comentario de “Paquito”:
“…Por cierto Paquito, no recuerdo bien, fue Ravsberg el que te invitó a algo. Quizás estoy equivocada pero vi publicada hace tiempo algunas fotos en las que compartías con él, era en su casa o en la tuya o me equivoqué, si es así perdóname, pero me pareció ver fotos en las que ustedes estaban juntos. Yo no comento sobre las presuntas intenciones del periodista holguinero, solo digo lo que algunos colegas piensan y confío que no se preste para eso. Por cierto cómo está tu hijo, debe estar bien grande. Siempre recuerdo con mucho cariño aquella jornada por el Día de la Prensa donde lo conocí porque nos acompañó en todo el viaje”.

A lo que “Paquito” le responde: “Aixa Hevia, Ravsberg no solo me invitó a su casa más de una vez, además también me ha entrevistado y dado voz como activista por los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales, mucho antes de que lo hicieran los medios nacionales, lamentablemente. Aunque no siempre coincidamos en nuestras opiniones, lo considero un colega y un amigo. Y lo conozco desde que yo estudiaba en la Facultad de Periodismo, y él daba clases de radio, a petición de Magali García Moré. También conozco y aprecio muchísimo a su esposa, Raquel, cubana y excelente profesional. Es una larga historia, muy transparente. No tengo secretos en mi vida. Mi hijo está muy bien, gracias. Trato de enseñarle a ser coherente, consecuente y justo…”

Creo que sobra cualquier comentario de mi parte.
Lilibeth Alfonso (Guantánamo): Yo, por ejemplo, no estuve de acuerdo con la expulsión del colega de Holguín, primero por simple solidaridad con alguien que comparte mi profesión, y segundo porque noté muchas cosas fuera de lugar, mucho de escarmiento…, pero incluso si la hubiera apoyado, no podría compartir, por ejemplo, lo que publicó en su perfil en facebook -un perfil que, acorde a su cargo, se considera institucional- la vicepresidenta primera de la UPEC, cuando acusó a Pantoja de querer buscarse un puesto en la prensa de Miami y, por si no fuera poco, insinuó que se debería expulsar a Ravsberg del país.

Yetel Ricaño Noguera (Radio Victoria. Las Tunas): “Yo creo Aixa Hevia que hay que tener cuidado con las palabras. Con este comentario está haciendo suposiciones, especulando sobre las “viles intenciones” de quien al final del día es un colega, cuyo proceso aún está en marcha. No creo que enlodar imágenes, sembrar dudas, circular rumores sea lo que se espere de un representante de la Upec, quien quiera que sea o cualquiera sea su rango… Eso destila justo lo que no debía destilar el gremio: veneno, chisme, descalificación y hasta cierto goce con el hecho de que se expulse del trabajo a un colega, una medida extremísima que, no solo dentro del panorama económico de Cuba, sino mundial, es un tiro de gracia para mucha gente. Al final las palabras de Karina no causaron tanto impacto en los medios foráneos como el despido del periodista, y fíjese, ¿quién lanzó la primera bomba?, ¿quién dinamita su propio suelo?: lamentablemente nuestro gremio”.

Aixa Hevia le responde: “Es que la frase que no se puso hace referencia al mismo periodista que luego lo entrevistó. Por qué en el blog de Ravsberg. Yo expreso la preocupación de algunos colegas, pero la actitud del colega holguinero en lo adelante nos demostrará su altura”.

A esto yo debo responder: No tengo que demostrarle nada a nadie, y mucho menos a alguien que sí deja ver con hechos contundentes falta de ética con aquellos a quienes representa y que solo por ello merecemos un mínimo de respeto, pues estoy seguro que fue con el voto de muchos de nosotros que hoy Aixa ocupa el cargo en el que está y que un hecho como este nos lleva a preguntarnos si puede seguir en él. Pero que sea el comentario de Reinier Barrios Mesa (Camagüey) el que responda mi pregunta.

“El colega de Holguín efectivamente tiene tiempo para demostrar su altura eso es cierto, pero usted vicepresidenta primera ha demostrado ya su mala intención reproduciendo comentarios ajenos, sin tomar partido en ellos. Hay que regresar a las clases de periodismo para saber cómo se hace…”

En cuanto a lo que Aixa Hevia plantea: “Llama la atención que solo Pantoja, que dice haber grabado todo, sin preguntar tampoco si podría ser publicado algo de lo discutido dentro de un foro de una organización gremial, no publicara otras intervenciones más críticas y propositivas y solo escogiera la de la subdirectora del periódico Granma, la publicación del órgano de prensa del Partido”.

Debo aclararle a la compañera vicepresidenta primera de la Upec que yo sin esconderme de nadie, al contrario, lo hice delante de todos los que participamos del Pleno en la sala de videoconferencia de Etecsa en Holguín, grabé solo seis intervenciones, de las cuales la más atemperada al momento actual que vive nuestro país, las más inteligente, valiente y clara fue la de Karina Marrón, independientemente del cargo que ocupa en Granma.
Puede vivir convencida Aixa Hevia que si Karina no hubiera sido la subdirectora de Granma ni miembro del Comité Nacional de la Upec, ante tal intervención la hubiera publicado igualmente. Debo recordarle además, que a los holguineros nos cabe el inmenso orgullo de que Karina Marrón es holguinera. Y aprovecho además estas líneas que casi concluyo para exonerar a mi colega Karina de cualquier responsabilidad por la medida disciplinaria que me aplicó la dirección de Radio Holguín o de la decisión de la Comisión Provincial de Ética.

Me pregunto, cómo es posible que Aixa Hevia me haya calumniado y difamado públicamente y nada más y nada menos que a través de internet, cuando ella conoce perfectamente que estoy atravesando un proceso tanto administrativo como en la propia Upec el cual todavía no ha concluido en ninguna de las dos instancias. Máxime en el caso de la Comisión Nacional de Ética de la Upec, la medida que le propone la Comisión Provincial de Ética—Separación indefinida de la organización— no es firme hasta tanto no haya un fallo del último recurso de apelación al que tengo derecho, el Congreso de la Upec.

Respecto al actuar de esta compañera, el Código de Ética de los periodistas es sumamente claro en sus artículos 7 y 11que plantean respectivamente: “El periodista no puede utilizar los medios de comunicación para desacreditar o difamar a personas e instituciones”… “El periodista debe fomentar y cuidar las relaciones fraternales y de respeto mutuo entre colegas y entre los órganos de prensa, así como abstenerse de expresiones públicas que las denigren o menoscaben”.

Después de conocer lo que regula nuestro Código de Ética y de constatar los comentarios calumniosos, basados en meras especulaciones, sin sentido alguno, solo me queda preguntarme ¿Dónde está la ética de Aixa Hevia?

A Aixa su abuela le recalcaba que “verde con punta es guanábana cuando detrás de determinados hechos, eran visibles las intenciones” —eso cabría para juzgarla a ella misma—. A mí, mi madre, Berenice Pantoja Pérez, una mujer y madre excepcional que desafortunadamente no tengo junto a mí, me enseñó siempre a respetar a todas las personas, sobre todo a las mujeres, por eso no le digo a Aixa Hevia González, lo que merece escuchar por su lacerante e irresponsable comentario.

Como mismo me han dicho una y otra vez por estos días quienes me juzgan, que cuando un periodista habla o publica, independientemente de donde lo haga, lo hace a nombre de su medio. Entonces puedo perfectamente pensar que el fallido, irrespetuoso y antiético comentario de Aixa Hevia publicado por Iroel Sánchez, más que a nombre de ella o de “algunos colegas”, bien pudiera ser a nombre de la Unión de Periodista de Cuba, la organización de la cual es vicepresidenta primera, de la que soy miembro y de la que espero la misma consideración y el respeto que a ella le debo.

Hispanista revivido.