La agrupación de Sociedades Castellanas, otra asociación-restaurante sin transparencia

Las sociedades castellano leonesas de Cuba se fundan a finales del siglo XIX principio del siglo pasado

 

  • En los próximos 10 años todas serán centenarias

 

Con menos éxito comercial que la de Castropol, mejor situada en el Malecón, la casa de Castilla y León en La Habana también apuesta por el capitalismo para sobrevivir. Es la razón por la cuál han abierto un restaurante bar con capacidad para 40 comensales en en  número 519 de la calle Neptuno. El menú que se oferta es internacional, pero también, no faltaba más se cocinan platos típicos de España y en particular los catellanos.

Parece una estrategia inteligente intentar mantener viva la raíz de España en Cuba sin pasar por las horcas caudinas del Estado; sin embargo, como ya hemos dicho, la transparencie de estas transformaciones ha de ser transparente y sobre todo los recursos generados por estas actividades, han de repartirse entre todos los asociados y sus descendientes.

La actual presidenta de la Ascyl, María Antonia Rabanillo,  no ha respondido a la solicitod de amistad que le hemos dirigido a través de las Redes sociales, pero no queremos acusarla de falta de transparencia con la prensa, pues sabemos las dificultades para accder a internet en la isla.

Antes de ocuparse de la Ascyl, la señora Rabanillo dirigía la Asociación Zamorana, para la que fue elegida en el año 2013. Hoy, también se encuentra entre los directivos del consejo de Residentes Españoles (CRE).

Ya en un anterior artículo, nos habíamos dirigido a Rabanillo para rogarle alguna ayuda e información sobre los españoles de Cuba. Algo a lo que no accedió por razones políticas. Esperemos que esta vez acceda a explicarnos que hace con el dinero que se le envía desde España y con las ganancias del restaurante.

 

Hispanista revivido.