La Cámara de Comercio Latino-américana y la Cámara Chilena de Comercio y de la industria en Francia divulgan un Manifiesto en defensa del español

 

El documento, firmado por José Francisco Rodríguez Queiruga y Guillermo Saavedra González, presidentes de las dos instituciones, quienes se consideran “hijos de dos continentes y culturas diferentes, donde circula la misma palabra”, consideran que el español debe ser reconocido internacionalmente y convertirse en una lengua oficial en las instituciones internacionales entre otras medidas que a continuación reproducimos:

 

¡ MANIFIESTO !

 

  1. Que el español sea lengua oficial en todas las instituciones internacionales.
    2.  Que el español sea lengua oficial en todas las oficinas de patentes del mundo, empezando por la europea, que debiera reinstaurar el español como lengua oficial.
    3.  Que la CCI Internacional publique en español todas las modalidades contractuales y que dichos textos sean oficialmente reconocidos y certificados.
    4. Que el conjunto de las universidades del mundo hispano-americano se pongan de acuerdo para crear y/o promover una publicación científica reconocida que publique en español y que dicha publicación sea aceptada por el mundo académico y científico, sin obligar a los autores de artículos y de investigaciones a traducir sus resultados al inglés, lo que hasta ahora representa para ellos un importante costo y un agravio.
    5. Que sea considerado casi como obligatorio que los estudiantes no hispanófonos que pretendan realizar cursos de post – grado en cualquier país de lengua española pasen un test de evaluación lingüística y de comportamiento en medio-multicultural, test que incorpore las variaciones lingüísticas del conjunto de hispano-Americano, como por ejemplo, el promovido por la Cámara de Comercio Latino-Americana, llamado A.L.P.H.A. (Análisis de la Lengua Profesional Hispano-Americana).
    6. En otro orden de ideas, desearíamos que todo lo que corresponde a asuntos conflictivos, como el caso de Chevron en Ecuador, pudiese tratarse – con el acuerdo de las partes – por una Corte Internacional de Mediación y Arbitraje Latino-Americana, con sede en algún país Latino-Americano, tratando los asuntos en español y debidamente reconocida por sus pares como la Organización de Estados Americanos “OEA” y homologada por la ONU.
    7. Consideramos que los principales países productores de materias primas latino-americanos, de bieran organizar una bolsa regional que tenga la capacidad de ejercer un control sobre los precios, para frenar los movimientos especulativos sobre las mismas, y que la lengua de trabajo sea el español.
    8. Por último, para que este manifiesto pueda convertirse en una realidad, hacemos un llamado público al mundo político latino-americano, porque creemos necesario que las proposiciones y opiniones aquí expresadas, sean apoyadas y lleguen a formar parte del ideario y voluntad política de todos los dirigentes de países hispano-hablantes, así como de los principios programáticos de las organizaciones internacionales, entre los que inscribimos con carácter urgente la “logo-diversidad”.

Para terminar, insistimos en el hecho de que estas proposiciones, además de ser realistas responden a una justa reivindicación de las naciones hispanohablantes y que consiste en dar legitimidad, imagen y fuerza a la lengua española en tanto que plataforma de negociación internacional con carácter tanto político, en el marco de las organizaciones internacionales y negociaciones multilaterales, como contractual, en el marco de acuerdos económico – comerciales y jurídicos que afecten indistintamente al sector público y al sector privado.

 

Acceda y descargue el documento aquí

 

 

Deja un comentario