La cifra de cubanos varados en Costa Rica se eleva a casi 4.000

Tras dos semanas de crisis, no se vislumbra una salida a corto plazo

 

La prensa costarricense destaca en sus ediciones dominicales la crisis de los cubanos, que ya se extiende por más de dos semanas, sin que se vea a corto plazo una solución.

Hasta el momento, además del albergue y la hospitalidad de Costa Rica, se ha destacado la represión en la frontera con Nicaragua, donde efectivos policiales y militares impidieron el paso de los cubanos usando gases lacrimógenos y un reforzamiento de la línea fronteriza con un batallón del ejército nicaragüense.

La pasada semana tuvo lugar una reunión de cancilleres del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en El Salvador, a donde invitaron a Ecuador, Cuba, Colombia y México. Pero no se tomó una resolución conjunta.

Al inicio de la crisis se manejó la cifra de cientos de cubanos. Alrededor del 12 de noviembre se hablaba ya de mil. Antes de terminar noviembre son casi 4.000 los cubanos que están varados en esa nación, a un flujo de casi 200 por día.

Desde el 14 de noviembre los cubanos obtienen una visa de tránsito temporal. Cada 15 días se les renueva el permiso para que no caduque y buscar una salida a la crisis con los países de la región, excepto Nicaragua.

En 18 albergues están registrados unos 2.900, donde reciben alojamiento y comidas diarias. En paso de Peñas Blancas, en la frontera con Nicaragua permanecen unos 300 por su propia iniciativa y los demás viven con sus recursos en moteles, casas de huéspedes, estaciones de ómnibus y algunos a la intemperie.

Dos cubanos presos por robar y manejar borracho

Según el Diario Extra, de Costa Rica, dos cubanos fueron detenidos en las últimas horas por el hurto de cerveza y otro por conducir borracho en la zona de Liberia.

Uno de los detenidos, Calderón Durán, de 21 años, casado y ubicado en el albergue de La Cruz, fue detenido en el establecimiento comercial Coopecompro por hurtar seis cervezas y dos libras (un kilogramo) de queso. Se le impuso una sanción de un mes de prisión pero, debido a su condición migratoria, está bajo custodia de las autoridades migratorias.

El otro detenido, Díaz Sozza fue llevado a la comisaría local por conducir de manera temeraria, bajo los efectos del alcohol, y tuvo que pagar unos $200 para salir bajo fianza.

Hispanista revivido.