“La ciudadanía española en Cuba se multiplicó"

Así lo afirma el presidente del Centro Unión Orensana de La Habana, Roberto Ogando, quien acudirá a la entrega del premio “Celanova. Casa dos Poetas”

 

La Casa dos Poetas de Celanova alberga hoy, domingo, a partir de las 11,30 horas, la entrega del premio “Celanova. Casa dos Poetas” que otorga la Fundación Curros Enríquez a una personalidad o colectivo que se haya distinguido
por su contribución a la defensa de los valores de Galicia. Un galardón que en esta edición ha recaído en el Centro Unión Orensana de La Habana y que recogerá su presidente, Roberto Ogando Zas.

¿Cómo han recibido el galardón?

Hemos sido sorprendidos con el reconocimiento, no lo esperábamos porque realmente no trabajamos para lograrlo. Los asociados y todas las sociedades gallegas de Cuba están muy contentas y estimuladas y, para la Unión Orensana, esto es un estimulo para hacer más iniciativas y mejor.

¿Por qué cree que se lo han dado?

La fundamentación del porque nos lo han entregado es genérica, por ser una sociedad fundada en 1909 y refundada en 1995 y mantener la condición de la Galleguidad en Cuba, de 46 solo diez la tenemos y las otras 36 la tienen colectivamente, esto es trabajar integralmente con los asociados.

¿Cuál es su relación con la provincia?

He viajado varias veces a Ourense, la primera vez en 1973 y procuro volver cada cuatro años. A Celanova nunca, ahora será un honor visitarla. Mi padre nació en Doade (Beariz) en 1911, tengo familia allí y en Pontevedra, mantengo relaciones con ellos.

¿Y del Centro Orensano con la
provincia?

Nuestra relación con Ourense pudiera ser mejor y ahora aprovecharé esta ocasión para buscar mecanismos que la amplíen y sobre todo, de pueblo a pueblo.

¿Qué papel juega el centro entre la colectividad ourensana y gallega en La Habana?

Somos una sociedad con una vida activa, en la cultura, el deporte, trabajamos con niños, jóvenes, adultos mayores en fin con toda la sociedad gallega, orensana, cubana. Ahora tenemos 3.000 asociados. Nacidos en Galicia cada vez quedan menos, habrá 40 orensanos, unos 900 hijos, 1.200 nietos y el resto, familiares. Nuestras actividades asociativas
y culturales son muy variadas, según sexo, edades,… Damos cursos de gallego, tenemos una escuela de baile, equipos de fútbol, dominó, ajedrez,… Este año vamos a crear el “Proyecto Cultural Obradores Manuel Curros Enríquez” que abarca todas las artes en una alianza cultural con la Sociedad Naturales de Ortigueira, que nos ha facilitado sus instalaciones.

¿Cuáles son los retos de la directiva?

El reto de la directiva es no envejecer y garantizar la continuidad con jóvenes. En nuestra sociedad damos continuidad a lo realizado históricamente por Manuel Curros Enríquez que fue, es y seguirá siendo el ourensano paradigmático.
Hace 2 años colocamos una placa en el edificio donde vivía cuando murió en La Habana, en pleno centro histórico.

¿Creen que las administraciones valoran el papel que juegan los centros gallegos en el exterior?

Siempre, desde que en 1995 se refundó la sociedad, hemos tenido una atención buena tanto de la Diputación de Ourense como de la Xunta de Galicia y, en el caso de Cuba, tanto con las autoridades cubanas como con la Embajada
Española son igualmente buenas.

¿Cuáles serían sus principales problemas o reivindicaciones?

En la actualidad creo que los deseos mejores en Cuba por parte de los ourensanos, gallegos y descendientes de españoles en general es poder acelerar el proceso de obtención de la ciudadanía, pues aún falta muchos expedientes por revisar, así como los casos de nietos que no pudieron obtenerla en esta ocasión. La ciudadanía española en Cuba ha crecido mucho, se ha multiplicado y ahora necesitamos que se abran consulados no solo en La Habana, sino en
Santiago de Cuba y en Villa Clara. También se necesita cambiar el voto rogado, porque debe ser factible ejercer el derecho el voto por todos. Tengo muchas ideas y propuestas de como mejorar el vínculo ourensanos de la Habana
con ourensanos de Ourense y del mundo. Y creo poder analizarlo en esta visita.

Hispanista revivido.