Recién conquistada España por Napoleón, el Barón de Humbold viajó a América, donde Fernando Hidalgo Nistri nos señala que trató “íntimamente con Selva Alegre, con Salinas, Quiroga, Larrea, Morales, Mejía y en fin con cuantos han sido ahora actores principales de la revolución

 

Recién conquistada España por Napoleón, el Barón de Humbold viajó a América, donde Fernando Hidalgo Nistri nos señala que trató

“íntimamente con Selva Alegre, con Salinas, Quiroga, Larrea, Morales, Mejía y en fin con cuantos han sido ahora actores principales de la revolución. Conferencia frecuentemente a puerta cerrada con el obispo Cuero y Caicedo y con el presidente Carondelet; déjale a éste los planos hechos y formada logia de jacobinos.”

Los frentes eran múltiples; así, José María Blanco, alias Blanco White, que lo habíamos visto en 1808 lamiendo a los franceses, en 1810 creó en Londres el periódico “El Español” que se convertiría en el órgano de los separatistas americanos, mientras el 21 de Julio de 1810, y al amparo de la situación de España, comisionados de Venezuela en Londres hicieron unas proposiciones a los británicos en las que se sometían a la protección de Inglaterra e hipotecaban el comercio y las explotaciones mineras a favor de ésta.

Por su parte, Simón Bolívar, según relata Rosendo Bolívar Meza, había sido enviado por sus familiares a la península el año 1799 “para completar su educación, haciendo previamente una estadía de tres meses en la Nueva España, entrevistándose con el virrey Miguel José de Azanza, a quien Bolívar le expuso sus puntos de vista sobre la Revolución Francesa, con los cuales, como es lógico suponer, no coincidió.”

Volvió a Caracas en 1802, de donde partió a Europa en 1803, y tras contactos con personajes de la masonería, volvería en 1805 con el grado de maestro masón, tras haber evolucionado, al compás de la misma masonería, de una acendrada admiración por Napoleón a una oposición contumaz que lo había acercado a la órbita británica, tomando relación con Humboldt, Oudinot, Delagarde… En 1806  de vuelta a Caracas estaba dispuesto a colaborar con la intentona inglesa encabezada por Miranda, y en 1809, tras los sucesos del 19 de Abril fue comisionado, junto a Andres Bello y Luis López Méndez, para informar al gobierno británico de las novedades ocurridas y para ponerse bajo su protección, según nos relata puntualmente Daniel O’Leary, el comisionado extraoficial británico para controlar los pasos del “libertador”.

Qué hizo brotar el odio contra España en Bolivar es cuestión que alguien podrá investigar, pero en cualquier caso no era compartido ese sentimiento en el seno familiar. La hermana de Bolívar, que acabaría siendo desterrada por el “libertador”, según Isidoro Medina Patiño, “era una mujer monárquica, totalmente fanática de la corona española, que se arriesgó escondiendo en su casa a los españoles que huían del sanguinario Bolívar, su hermano loco como ella misma lo calificaba.”

En defensa de esta mujer,“Don Alexo Ruiz, quien fuera Secretario de Estado y del Departamento de Hacienda de Indias, comunica a su Majestad las acciones de Bolívar -María Antonia-, a la vez que aboga por ella en estos términos:

“Señor: La desgraciada hermana del rebelde caudillo Simón Bolívar, contenida en esta instancia, es una heroína de la lealtad. Me consta y es bien notorio, y lo ha declarado la Real Audiencia de Caracas que su hermano la maltrató y persiguió, la hizo emigrar con violencia, por haber sido siempre de conducta y opiniones contrarias a las suyas. Siempre unida a la causa de Vuestra Majestad salvó la vida a muchos buenos españoles, refugiándolos en su casa y haciendas. Y con un mérito tan sobresaliente, y con bienes cuantiosos, que la están mandado desembargar y entregar, prefiere vivir pobremente del trabajo de sus manos, en esta Isla fiel para no exponerse a los riesgos y convulsiones de su Patria, ni encontrarse con un Hermano que la ha causado todos sus infortunios.”

Deja un comentario