La conquista británica de España (tercera parte)

  • La conquista británica de España (tercera parte)
La controversia de Valladolid Jean-Claude Carrière Dirección: Carles Alfaro Producción: Bitò Produccions / Festival Grec / Esfera Espectacles

Pero la independencia, para la oligarquía criolla sí era de especial importancia, porque con ella podrían acceder a aquellos capítulos que las leyes salvaguardaban como exclusivos para los más desfavorecidos, porque no debemos olvidar que “los gestores de la independencia latinoamericana, fueron, con escasas excepciones, terratenientes criollos, más o menos adinerados, cuya principal diferencia con los administradores coloniales peninsulares, era su lugar de nacimiento y su vínculo económico – más que político – con el sistema colonial. Al ver en la madre España o Portugal, un poder ibérico cada vez más frágil y decadente, y en la fecunda Francia, la poderosa Inglaterra y la precursora Estados Unidos, ejemplos alentadores de estados-nación modernos, los criollos empezaron a rebelarse.”

Y justamente esos fecundos y precursores eran quienes menos respetaban la libertad humana de los desfavorecidos. ¿Dónde están los indígenas en Norte América o en Australia?… En el mismo lugar que, andando los años bajo los dominios británico y norteamericano acabarían, por ejemplo, los selkman.

Pero la estrategia de la oligarquía obviaba las realidades; lo que el jacobinismo les hacía defender era exclusivamente sus prerrogativas; sus ansias de ser cabeza de ratón. Así, obviando que algo de lo que decía era cierto y que no hay mayor mentira que una verdad a medias, años más tarde, el 6 de septiembre de 1815, y fiel a su dependencia, Bolívar, en su “Contestación de un americano meridional a un caballero de esta isla”, que es como Bolívar tituló a la comentada “carta de Jamaica”, repite las vaciedades que sobre la actuación de España en América propalaron los eternos enemigos de España cuando contra ésta no tenían más argumento que la imprenta. En ella se refiere a la “Brevísima” de Fray Bartolomé de las Casas, que curiosamente le reportó ser declarado “defensor universal del indio” por Carlos I y que dio lugar a un hecho de importancia jurídica internacional como es la “Controversia de Valladolid” y la subsiguiente redacción del derecho internacional mientras en Europa seguían con el derecho feudal.

En cumplimiento de su labor, Miranda presentó en 1800 un memorando al gobierno británico que tenía en cuenta informaciones muy precisas sobre la geografía, clima, pasos estratégicos, idiosincrasia de los hispanoamericanos, etc., datos que llegaron a su autor a través de los jesuitas expulsados del imperio español en 1767 por Carlos III. Consideraba asimismo la baja condición de la capacidad militar española y se planteaba un asalto en el Río de la Plata. Maitland señalaba en el proyecto subsiguiente: “yo imaginaría que cualquier intento hecho con una fuerza racional habría de ser casi con certeza exitoso, y baso mi opinión en esta parte sobre la evidente certidumbre de que, malas como son las tropas españolas en Europa, tienen que ser aun de inferior calidad en el Nuevo Mundo.”

Curiosamente, tras estos servicios prestados a la Gran Bretaña, es el Arco del Triunfo de los Campos Elíseos parisinos el que presenta su nombre inscrito en piedra como recuerdo perdurable de su traición.

Aseveraría Bolívar en su carta de Jamaica: “Estábamos, como acabo de exponer, abstraídos y, digámoslo así, ausentes del universo en cuanto es relativo a la ciencia del gobierno y administración del Estado. Jamás éramos virreyes ni gobernadores sino por causas muy extraordinarias; arzobispos y obispos pocas veces; diplomáticos nunca; militares sólo en calidad de subalternos; nobles, sin privilegios reales; no éramos, en fin, ni magistrados ni financistas, y casi ni aun comerciantes; todo en contravención directa de nuestras instituciones.”

Aseveraciones literalmente contrarias a la verdad, pues como bien recoge Heraclio Bonilla y Karen Spalding, “los miembros de las familias criollas estuvieron excluidos solamente de los más altos puestos de la administración y del gobierno virreinaI. Lima fue, después de todo, uno de los centros más importantes del Imperio Español en América donde a los criollos les era posible un mayor acceso a los puestos lucrativos de la burocracia colonial, una de las pocas fuentes que proporcionaba, a la vez, altos ingresos y gran prestigio social.”

Por su parte, Isidoro Medina Patiño señala que “no era la defensa de un nuevo orden social democrático lo que se buscaba en las guerras de “independencia” sino la imposición de una clase emergente y económicamente poderosa.”

 

Hispanista revivido.