Familiares de pacientes ingresados en el Hospital Salvador Allende (La Covadonga), de La Habana, en el municipio Cerro, muestran preocupación ante los tratos degradantes que reciben los enfermos.

“Las condiciones higiénicas del Pabellón Julio Antonio Mella, ubicado en el mismo hospital, son deplorables”, calificó Esperanza González Arias, quien acompaña a un familiar en el mencionado pabellón.

Según la mujer, los enfermos de esta edificación en su mayoría provienen del hospital psiquiátrico conocido como Mazorra, el cual no tiene un servicio especializado en medicina interna, neurocirugía y urología.

“Los pacientes con dolencias mentales andan por los pasillos, con ropas sucias de sus propios excrementos, mientras los enfermeros juegan al dominó y no le  brindan la atención que éstos requieren”, afirmó González Arias.

Las condiciones en el resto de los pabellones de la institución clínico-docente de la capital  no son mejores. En el pabellón Lidia Doce, la falta de limpieza producto de la escasez de agua potable es un tema urgente. Los baños se limpian casi sin agua y cada veinticuatro horas.

La Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba (FAAC) celebró, el pasado 29 de abril, el 131º aniversario de la fundación del Centro Asturiano de La Habana. Durante la actividad se recordaron glorias pasadas del hospital.

El evento tuvo lugar en el salón ‘Alejandro Casona’ de su sede social y estuvo presidido por el titular de la Federación, Longinos Valdés Álvarez, e integrantes de su Junta Directiva.

Entre los invitados se encontraban: el presidente de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba (FSEC), Julio Santamarina López; representantes del cuerpo médico de la antigua Quinta Covadonga; representantes del Consejo de Residentes Españoles de Cuba (CRE) y de las autonomías españolas; Mª Covadonga Díaz y Helena Varela, trabajadoras sociales del Principado de Asturias; así como directivos y asociados de entidades asturianas en la capital cubana.

La actividad comenzó con la interpretación de los himnos nacionales de Cuba y España.

A continuación, el responsable de la Comisión de Cultura de la FAAC, Julio C. González Tirador, dirigió unas palabras de bienvenida a los asistentes, que fueron seguidas de las de apertura al evento a cargo del emigrante y presidente de la FAAC, Longinos Valdés Álvarez, que con breves y sentidas palabras, destacó la importancia de la fundación del Centro Asturiano.

En su discurso, Longinos destacó que esta entidad nació hace 131 años gracias “al trabajo desarrollado por sus fundadores, por los primeros asociados y por todos los que les sucedieron en el tiempo hasta llegar a nuestros días”.

Destacó que el espíritu de esos emigrantes asturianos  aún perdura “en las sociedades asturianas agrupadas en la FAAC, que continúan con la obra en un contexto diferente que hace que la presencia asturiana esté viva, como parte de lo que fueron capaces de hacer los emigrantes asturianos, y que a la vez conforma nuestra identidad, a la que no renunciaremos”.

Conferencia
La presidenta de la Comisión de Asuntos Históricos de la FAAC, Mª Asunción Álvarez Fernández, realizó una conferencia sobre la efemérides de la fundación.

En su discurso explicó la labor del centro desde su fundación, el 2 de mayo de 1886, Fiesta Nacional de España.

Además, destacó las buenas obras producidas gracias a la creación de la entidad: la prestación sanitaria mediante convenios desde que surge el centro; la prestación de servicio funerario a los asociados fallecidos que así lo requerían desde octubre de 1886; las escuelas del centro en 1893, futuro ‘Plantel Jovellanos’; la Casa de Salud del Centro Asturiano de La Habana; la Quinta Covadonga en 1897; el asilo de ancianos del centro en 1905; y la creación de la Caja de Ahorros del centro en 1910, posteriormente Banco Asturiano de Ahorros S.A.

Toda su disertación fue apoyada con fotos de la época poco conocidas, incluidas las de las visitas de personalidades extranjeras a La Covadonga, obra del Centro, de la que habló especialmente, por coincidir este año 2017 con el 120º aniversario de la creación de la Casa de Salud.

Respecto a este último tema se centró en diversos aspectos como en que “el personal médico, paramédico y de servicios era reconocido por su eficiencia y la Quinta alcanzó un merecido prestigio, tanto nacional como internacional (…) “o en que “la antigua Covadonga, hoy con el nombre de Hospital Clínico Quirúrgico Doctor Salvador Allende, mantiene la calidad que caracterizó a la antigua Quinta”.

Quiso explicar también que el nombre de La Covadonga surgió de forma espontánea y como fue llamada así desde el inicio, calando tanto en la población, que incluso hoy,  habiendo transcurrido ya 120 años de su creación, se le sigue nombrando La Covadonga”.

Además, destacó que todo esto es “motivo de orgullo para los astures, que se le reconozca por el nombre original, es la perdurabilidad de una noble obra.”

Parte de su exposición estuvo también dedicada al Plantel Jovellanos, que acompañó con fotos de los hechos más importantes, finalizando la exposición al enlazar esta obra con una necesidad actual: “Se vive en el tercer milenio y entre las prioridades del mismo está la erradicación del analfabetismo y el desarrollo de la educación de jóvenes y adultos. Corresponde entonces a los astures y sus descendientes mostrar con orgullo que desde hace ciento veinticuatro años, el Centro Asturiano de La Habana, con sus escuelas nocturnas, fue el pionero de esta educación, prioritaria actualmente a nivel mundial”.

La presentación finalizó con una secuencia de fotos de los presidentes del Centro que guiaron los sueños de los emigrantes asturianos en Cuba.

La segunda parte de la actividad conmemorativa se dedicó a la cultura y tradición asturiana y estuvo a cargo de las Escuelas de Baile y Gaitas de la FAAC.

La actividad concluyó con la interpretación del himno asturiano por la Banda de Gaitas.

Homenaje a Manuel Valle

Los directivos de la FAAC y asociados de las entidades visitaron, el pasado 2 de mayo, los jardines de la antigua Quinta Covadonga, hoy Hospital Clínico Quirúrgico Dr. Salvador Allende.

El encuentro fue realizado para rendir un emotivo homenaje a Manuel Valle y Fernández, fundador del Centro Asturiano que, además, fue el presidente que más tiempo estuvo al frente de la institución.

Este hombre, que destacó por su dedicada labor, recibió los títulos de ‘Presidente de Honor’ y ‘Socio Benemérito’.
Se unieron al acto, como ya es tradicional, los directivos y médicos del hospital.

Una vez colocada la ofrenda floral ante la estatua que perpetúa su memoria, los asistentes se dirigieron al busto de Concha Heres, viuda de Valle, que fue una gran benefactora del Centro y presidenta de honor por su constante apoyo a las obras del Centro Asturiano, incluido el Sanatorio de Santa María del Naranco, en Asturias, donde depositaron otra ofrenda floral.

Deja un comentario